La historia

Jacobo III de Escocia con San Andrés

Jacobo III de Escocia con San Andrés



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


La orden más antigua y noble del cardo

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

La orden más antigua y noble del cardo, la orden escocesa de caballería cuyo período moderno data del rey James VII de Escocia (James II de Inglaterra), que lo revivió en 1687, y la reina Ana, que lo revivió de nuevo en 1703.

Como ocurre con muchas órdenes de caballería, sus orígenes se remontan mucho más atrás en el tiempo. Según la tradición, a finales del siglo VIII, Acayo, rey de Escocia, fundó una orden de caballería e introdujo la veneración de San Andrés en Escocia, pero pocos eruditos aceptan esto. Más probable es que la Orden del Cardo se relacione con una orden fundada por el rey David I de Escocia en el siglo XII, ya que ese rey respondió (como lo hizo en tantas otras cosas) a la influencia flamenca en su corte (se reclamó el cardo como emblema flamenco en ese momento). Más tarde, Jacobo III de Escocia (reinó de 1460 a 1488) creó una orden de caballería y usó el cardo como emblema real, por lo que hay al menos tres posibles fundadores de la antigua orden. Cuando el fundador moderno, James II de Inglaterra, fue depuesto en 1688, la versión moderna quedó inactiva, pero fue revivida una vez más por la reina Ana en 1703.

La membresía de la orden establecida en 1687 estaba compuesta por el soberano escocés y ocho caballeros. La reina Ana aumentó el número de caballeros a 12, y en 1827 el número se elevó a 16, que es su número actual. El único extranjero admitido ha sido el rey Olaf V de Noruega. La concesión de la orden implica la inducción al título de caballero, si el candidato aún no es caballero, y el derecho a usar el título "Señor". Los titulares añaden KT (Caballero de la Orden del Cardo) después de su nombre. En orden de precedencia entre los caballeros, los Caballeros del Cardo están clasificados justo debajo de los Caballeros de la Jarretera, siendo estas dos órdenes las más antiguas y honradas en Gran Bretaña. (Los Caballeros del Cardo y de la Jarretera se clasifican como Caballeros de la Gran Cruz en comparación con otras órdenes y, por lo tanto, se les puede conceder el uso de seguidores con sus armas).

Hay cinco oficiales: canciller, decano, secretario, rey de armas de Lyon y caballero ujier de la vara verde. La orden, dedicada a San Andrés, patrón de Escocia, celebra su fiesta el 30 de noviembre (Día de San Andrés). La hermosa capilla Thistle, construida en 1911, se encuentra en la catedral de St. Giles en Edimburgo.

La insignia comprende una estrella con la cruz de San Andrés, en el centro de la cual hay un cardo verde sobre un campo de oro, una insignia que representa a San Andrés y su cruz y un collar de cardos que se alternan con ramitas de ruda. Todas las insignias se devuelven tras la muerte del titular. El lema de la orden, "Nemo me impune lacessit" ("Nadie me provoca con impunidad"), es también el lema de todos los regimientos escoceses, aunque más popularmente se traduce como "¿Qué se entromete conmigo?"


James Edward, el viejo pretendiente

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

James Edward, el viejo pretendiente, en su totalidad James Francis Edward Stuart, (nacido el 10 de junio de 1688, Londres, Inglaterra; fallecido el 1 de enero de 1766, Roma, Estados Pontificios [Italia]), hijo del depuesto monarca católico romano Jacobo II de Inglaterra y aspirante a los tronos inglés y escocés. Con el estilo de James III de Inglaterra y James VIII de Escocia por sus seguidores, hizo varios esfuerzos poco entusiastas para ganar su corona.

En su nacimiento, se creía amplia y erróneamente que era un impostor que se deslizaba en la cama de la reina en una sartén caliente para proporcionar un sucesor al monarca católico romano. Cuando el gobernante protestante Guillermo de Orange, estadista de Holanda, depuso a Jacobo II en 1688, el infante príncipe fue llevado a Francia, donde su padre estableció una corte en el exilio. Tras la muerte de Jacobo II en 1701, el rey francés Luis XIV proclamó a Jacobo rey de Inglaterra. La adhesión de James al catolicismo romano hizo que el Parlamento inglés aprobara un proyecto de ley en su contra en 1701.

En 1708, el Pretendiente partió en barcos franceses para invadir Escocia, pero los británicos lo expulsaron antes de que pudiera desembarcar. Se distinguió luchando en el ejército francés en la Guerra de Sucesión española (1701-1714). En 1714 se negó a aceptar las sugerencias de Robert Harley y el vizconde de Bolingbroke de que renunciara al catolicismo romano y se convirtiera en anglicano para ser designado heredero de la reina Ana al trono de Inglaterra.

John Erskine, sexto conde de Mar, levantó una rebelión jacobita (del equivalente latino del nombre James) en Escocia en 1715, y el Pretendiente aterrizó en Peterhead, Aberdeen, el 22 de diciembre. Para el 10 de febrero de 1716, el levantamiento había colapsó y James había regresado a Francia. Pasó el resto de su vida en o cerca de Roma.

En 1719, James se casó con Maria Clementina Sobieska, nieta de John III Sobieski de Polonia. Produjeron dos hijos, Charles Edward, llamado Young Pretender, y Henry, más tarde cardenal duque de York. Charles Edward precipitó una última e inútil rebelión jacobita en Gran Bretaña en 1745.


Las armas reales de Escocia

El rey Jacobo VI de Escocia sucedió en el trono tras la abdicación de su madre, María, reina de Escocia, a finales de julio de 1567, y luego, cuando todavía tenía sólo trece meses, fue coronado en Stirling sólo tres días después. El 13 de marzo de 1603, murió Isabel, reina de Inglaterra y, al referirse a quién debería seguirla como soberano, se dice que dijo: "Quiero que un rey me suceda, y quién sino mi pariente, el rey de Escocia". Unas horas después de su muerte, de acuerdo con los arreglos hechos por el Consejo Privado, se consideró que James había entrado en su herencia y, por lo tanto, se convirtió en el primero de su nombre en gobernar el reino del sur. Esa noche se encendieron hogueras en las calles de Londres y Sir Robert Carey cabalgó a toda velocidad hasta Edimburgo con la noticia.

Las armas reales de Escocia

Se ha dicho con cierta autoridad 1 que las armas reales como & # 8220Ensignos de la autoridad pública & # 8221 se rigen por sus propias reglas especiales. No son hereditarios, sino que pasan por “sucesión, elección o conquista”: y así ha sido el caso de Royal Arms of Scotland a lo largo de la historia, y también de Royal Arms of Great Britain como se utilizó en Escocia después de 1603.

Descrito informal y ampliamente como & # 8220 el león rojizo en rampa en su campo de oro trenzado & # 8221, este escudo ha sido el símbolo & # 8220 del dominio y soberanía de los reyes de Escocia & # 8221 desde al menos el reinado de Alejandro II (1214- 1249) y tal vez incluso antes, e indica & # 8220 la autoridad del gobierno escocés, conferida al rey de Escocia como pater patriae & # 8221. 2

Sin embargo, el diseño no siempre ha sido el mismo. Alrededor de 1244, Matthew Paris representó el escudo rodeado por una bóveda con diez flores de lis apuntando hacia adentro, y no fue hasta el reinado de Alejandro III (1249-1286) que la frontera se había convertido en la ahora familiar contraflor de doble tressure. . Incluso entonces hubo un cambio, porque en febrero de 1471 una ley del Parlamento declaró que & # 8220 el Rey, [Jacobo III] con el consejo de los tres Estados ordenó que en el futuro no debería haber doble tensión en sus brazos, sino que debería llevar brazos enteros del lyoun sin más & # 8221. Este curioso estado de cosas, posiblemente provocado para desmentir cualquier sugerencia de que Escocia era un feudo francés como resultado de que el rey y la tía Margaret se casaron con el futuro Luis XI, no duró mucho, y durante un corto período de tiempo el se reintrodujo la doble tensión sin una tapa, 3 antes de ser completamente reinstalada.

The Royal Arms como se usa oficialmente en Escocia.

La soberanía de Jacobo VI y yo sobre sus dos reinos creó una nueva situación que requería la consideración del diseño de las armas reales. Como suele ocurrir cuando las circunstancias entran en conflicto, se llegó a un elegante compromiso y se decidió tener armas algo diferentes para los dos países.

Las armas reales 1541-1542 (James V)

El escudo está rodeado por un collar formado por cabezas de cardo y nudos, Escocia. No hay evidencia conocida para considerar esto como la Orden del Cardo. Algunas autoridades creen que puede representar una Orden de Escocia que luego fue rebautizada como la Más Antigua y Más Noble Orden del Cardo por el Rey James VII y II en 1687. Otras autoridades afirman que el & # 8220revival & # 8221 o el cambio de nombre fue, de hecho, el fundación de la Orden, la insignia se basa en collares, posiblemente de carácter personal, usados ​​por varios monarcas anteriores.

Robert Gayre, en su conferencia de San Andrés de 1983, llegó a sugerir que la insignia representaba una orden francesa que, de una forma u otra, se transfirió de Francia a Escocia.

Para su uso en Inglaterra, el primer y cuarto gran trimestre llevaban el tres leones passant guardant asumido por el rey Ricardo I (1189-1199) descuartizado con el tres flores de lis de Francia marcando la antigua reivindicación de ese país. El segundo cuarto fue ocupado por el rampante león rojo de Escocia, mientras que el tercero representó el arpa de Irlanda, incorporado regularmente por primera vez. Para su uso en Escocia, al león rampante dentro de la doble tensión se le concedió el primer y cuarto trimestres, Inglaterra dividió a Francia en el segundo e Irlanda, como antes, en el tercero.

El escudo de la versión escocesa del logro fue On una corona imperial propiamente dicha, un león sejant affrontée gules, coronado imperialmente o, sosteniendo en el dexter empuña una espada y en la siniestra garra un cetro erguido y apropiado. Para Inglaterra la cresta permaneció En una corona imperial propiamente dicha, un león guardant estatal o, coronada imperialmente propiamente dicha, mientras que los seguidores se convirtieron en un león inglés, coronado, en el dexter, y un unicornio escocés en el siniestro.

Para el reino del norte, el unicornio escocés se colocó en el dexter, coronado imperialmente y sosteniendo una lanza inclinada que volaba la cruz de San Andrés, mientras que en el lado inferior el león inglés coronado de manera similar sostenía una lanza inclinada que volaba la Cruz de San Jorge.

El Gran Sello de James VI de 1603 que muestra su soberanía sobre Escocia e Inglaterra.

El escudo está rodeado por un collar de cabezas de cardo y el Collar de la Orden de la Jarretera, lo que indica que James se convirtió en soberano de la Orden al suceder al trono inglés. El partidario del león aún no es cauteloso.

En 1672, un célebre Estatuto dispuso el establecimiento de un único Registro público de todas las armas y portes que iba a ser & # 8220La verdadera e irrepetible regla de todas las armas y cojinetes & # 8221 en Escocia. De conformidad con la nueva legislación, el rey Carlos II dio un buen ejemplo al presentar el blasón del León Tressured Rampant con su escudo de León y Partidarios de Unicornio. Esta se registró en el folio 14 del primer volumen, y se registró como propiedad exclusiva del soberano como tal, conservaba su condición de "individuo", [aún existen] muchas ocasiones en las que tanto el escudo como el escudo se emplean oficialmente & # 8221. 4 Además, el rey ofreció & # 8220The Blason of the Atchivement of His Majestie of Great Britain & # 8221, cuyo abrigo en cuartos ocupaba el folio 18 del nuevo registro. El texto era el siguiente:

El más alto y poderoso Monarca Carlos II Sea la gracia de Dios Rey de Gran Bretaña, Francia e Irlanda defensor de la fe. Etc. Para sus majestades atchievement of Soveraigne ensignes armoriall Beares estos cuarteles de Royall Coats descuartizados a saber. Primero O, un Lyon desenfrenado dentro de una contraflor de tressur duble alisado de gules armado con azur de lengua. Como las armas Royall de Escocia, el segundo cuarteto primero y el último azul celeste tres flores de lis O como las armas Royall de Francia. Segundo y tercer gules tres Lyons passant guardant en pálido o para los Royall ensignes de Inglaterra, tercero azur un arpa irlandesa o argent de cuerdas para el ensigne de His Majesties Kingdom of Ireland, cuarto y último en todos los puntos como el primero. Todo dentro de las órdenes de San Andrés y de la Jarretera. Sobre el mismo un Casco responde a la Jurisdicción de Su Majestad Soveraigne y sobre él un Manto de capa de oro doblado de armiño. Adornado con un Imperiall Crowne coronado en el

arriba, para Su Majestad Crest, de un Lyon sejant coronado de gules de rostro lleno o, erigido. Apoyado en el dexter se encuentra un Unicorne argent coronado con un Imperiall y un punzón con un Crowne abierto a este, una cadena fijada pasando entre sus patas delanteras y reflejada sobre su espalda o, y sobre el Siniestro, la otra. El primero abrazando y portando un Banner azur cargado con St. Andrews cross argent, y el último otro Banner argent cargado con una cruz (llamado de St. George) de gules: ambos de pie sobre un rico compartimento colocado debajo del medio del cual emiten un cardo y una rosa como las dos insignias Royall de Escocia e Inglaterra. Y por el lema de Sus Majestades Royall & # 8217s In ane escroll sobre todo En defensa para Escocia y en la Mesa del compartimento Dieu et mon droit, para Inglaterra, Francia e Irlanda.

En 1707 el Tratado de Unión estableció las Armas Reales bajo el Capítulo XXIV de la Ley y lo anterior fue confirmado en todos los detalles esenciales. Hoy, cuando todas las pretensiones al trono de Francia han sido relegadas a la historia durante mucho tiempo, las Armas Reales de Gran Bretaña, tal como se usan oficialmente en Escocia, son simples, lógicas y atractivas, como se muestra a continuación. Las armas reales que se usan en Inglaterra también lo son.

El autor agradece a Lyon Clerk and Keeper of the Records por una copia del texto extraído más adelante del Registro Público de Todas las Armas y Portadores.


James III

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

James III, (nacido en mayo de 1452; muerto el 11 de junio de 1488, cerca de Stirling, Stirling, Escocia), rey de Escocia de 1460 a 1488. Un monarca débil, se enfrentó a dos rebeliones importantes porque no logró ganarse el respeto de la nobleza. .

James recibió la corona a la edad de ocho años tras la muerte de su padre, el rey James II. Escocia fue gobernada primero por la madre de James, Mary of Gueldres (m. 1463), y James Kennedy, obispo de St. Andrews (d. 1465), y luego por un grupo de nobles encabezados por los Boyds de Kilmarnock, que se apoderaron del rey. en 1466. En 1469, James derrocó a los Boyds y comenzó a gobernar por sí mismo. Sin embargo, a diferencia de su padre, no pudo restaurar un gobierno central fuerte después de su larga minoría. Evidentemente ofendió a sus nobles por su interés en las artes y por tomar artistas como sus favoritos. En 1479 arrestó a sus hermanos Alejandro, duque de Albany, y Juan, conde de Mar, bajo sospecha de traición. Albany escapó a Inglaterra y en 1482 las tropas inglesas entraron en Escocia y obligaron a James a restaurar Albany a sus dominios. Durante esta invasión, los nobles escoceses disidentes ahorcaron a los favoritos de James. En marzo de 1483, el rey había recuperado el poder suficiente para expulsar a Albany.

Sin embargo, incluso sin la ayuda inglesa a sus súbditos descontentos, James no pudo evitar las revueltas. En 1488, dos poderosas familias fronterizas, los Homes y los Hepburn, levantaron una rebelión y ganaron para su causa a su hijo de 15 años, el futuro rey James IV. James III fue capturado y asesinado después de su derrota en la batalla de Sauchieburn, Stirling, el 11 de junio.


Un icono jacobita

Las imágenes de San Andrés también se encuentran en nuestra colección jacobita, en particular en estas insignias de la Orden del Cardo, la mayor Orden de Caballería de Escocia. La Orden fue establecida por James VII y II en 1687, para recompensar a los compañeros escoceses que apoyaron sus objetivos políticos y religiosos. Después de su exilio a Francia, el rey depuesto continuó utilizándolo para fomentar la lealtad entre sus seguidores.

La Orden continúa hoy y puede encontrar más información aquí.

Arriba: Insignia ovalada de latón dorado, con imágenes de una cabeza de cardo y la figura de San Andrés, asociada a la Orden del Cardo. Fabricado a finales del siglo XVII y principios del XVIII.

Arriba: Insignia colgante de oro y esmalte de la Orden del Cardo, realizada por John James Edington, Londres, 1825–26.

Puedes conocer más sobre el Collar de la Orden del Cardo en este cortometraje.

La inscripción en la hoja de esta espada, realizada hacia 1715, muestra a San Andrés y proclama el apoyo a la causa jacobita.

Arriba: La inscripción de esta espada jacobita dice: "Prosperidad en Schotland y sin unión" y "Por Dios, mi país y el rey Jacobo el 8". Arriba hay una imagen de San Andrés.

Este lujoso juego de comedor o picnic de viaje, presentado como regalo al príncipe Charles Edward Stuart por un partidario jacobita, presenta a San Andrés en la tapa.

Arriba: Cantimplora ambulante de plata realizada por Ebenezer Oliphant hacia 1740-1749.

La cantina está adornada con símbolos que representan la posición del Príncipe, incluidas las tres plumas del Príncipe de Gales y un patrón de cardos: el Príncipe fue nombrado Caballero del Cardo poco después de su nacimiento en 1720.

Arriba: patrón de cardo en la cantimplora ambulante.

Arriba: estas pinturas del príncipe Charles Edward Stuart cuando era niño lo muestran con una insignia de la Orden del Cardo.

Bonnie Prince Charlie estaba ansioso por enfatizar sus raíces escocesas para alentar el apoyo, vistiéndose de tartán durante su desafortunado tiempo en Escocia, que terminó con su derrota en la Batalla de Culloden.

Arriba: Este raro color jacobita, o bandera, fue llevado por el Regimiento Appin Stewart en la Batalla de Culloden, una batalla que vio la derrota de Bonnie Prince Charlie y la causa jacobita.


Historia

Parece probable que la Divinidad se haya enseñado en St Andrews desde antes de 921, cuando la Universidad tiene constancia de un monasterio de Culdee. Es prácticamente seguro que existe una tradición ininterrumpida de enseñanza desde 1140, cuando llegaron los canónigos agustinos y el obispo Robert estableció la extensa Biblioteca del Priorato.

Dicho esto, la verdadera historia de la Escuela no comienza hasta 1410, cuando el obispo Wardlaw estableció su Studium Generale, la Facultad de Teología se incorporó al mismo tiempo que la Universidad el 28 de agosto de 1413. Lawrence de Lindores fue el primer profesor de teología en la nueva Universidad, aunque ahora se le recuerda más por sus contribuciones filosóficas, John Mair (fallecido en 1550) es el más notable de los primeros teólogos.

De 1537 a 1538, el arzobispo James Beaton recibió la bula del Papa Pablo III fundando el Colegio de Santa María, y la enseñanza comenzó en el sitio del primer salón de clases de Wardlaw. La historia temprana del Colegio fue turbulenta. James Beaton murió pocos días después de la llegada de la bula papal. Fue sucedido por su sobrino, David Beaton, quien continuó trabajando para establecer la universidad, pero él mismo fue asesinado en 1546 en los disturbios que siguieron al martirio de Wishart. Un año después, el director fundador, Archibald Hay, murió luchando contra los ingleses en la Batalla de Pinkie Cleugh. A pesar de tales contratiempos, el Colegio ganó reputación internacional, atrayendo, por ejemplo, a Richard Smyth, el primer Profesor Regius de Divinidad en Oxford, cuando el progreso de la Reforma inglesa lo expulsó de su anterior cátedra. En 1552, el primer libro impreso en St Andrews fue el del arzobispo John Hamilton. Catecismo, que fue escrito esencialmente por la facultad de St Mary's.

En 1579, cuando la Universidad fue reconstituida después de la Reforma, St Mary's College se convirtió en el hogar de la Facultad de Teología de la Universidad, que sigue siendo hoy. Entre los primeros directores del Colegio reformado se encontraban Andrew Melville y Samuel Rutherford, ambos grandes eruditos y actores importantes en la historia eclesial escocesa (algunas de las obras de Rutherford permanecen impresas hasta el día de hoy). Ambos también fueron políticamente controvertidos, Rutherford defendió la legitimidad de los súbditos que tomaban las armas contra un monarca despótico (es decir, Carlos I) en su obra Lex Rex. Cuando murió en 1661, estaba a la espera de un juicio por traición contra Carlos II. Melville también había sido acusado de traición, en su caso por James VI, y fue encarcelado en la Torre de Londres de 1607 a 1611 antes de ser exiliado a Francia.

Desde 1579 hasta aproximadamente 1960, el papel de St Mary's fue esencialmente el de formar ministros para la Iglesia de Escocia. Durante esos siglos, el Colegio participó plenamente en los asuntos eclesiales nacionales e internacionales (estuvo representado, por ejemplo, en el Sínodo de Dort y la Asamblea de Westminster, y suministró varios líderes capaces del partido moderado de la Iglesia de Escocia). El Colegio también, por supuesto, tuvo momentos difíciles. En 1679, el Profesor de Teología, James Sharp, fue emboscado y asesinado por Covenanters después de aceptar el Arquepiscopado de St Andrews de Carlos II, hasta donde la Escuela tiene conocimiento, sigue siendo el único profesor asesinado mientras estaba en el cargo. Con razón o sin ella, el Colegio se resistió a incorporarse al United College en 1747. Sin embargo, probablemente el momento más conflictivo de la historia reciente se produjo entre 1745 y 1746, cuando coincidió la muerte de James Hadow, que había sido director de St Mary's desde 1707. con varios profesores y varios estudiantes del lado de Bonnie Prince Charlie en Jacobite Rising.

Más recientemente (bajo el director Struther Arnott), St Mary's se constituyó como una escuela, así como una facultad y una universidad. En las últimas décadas, la Escuela ha continuado formando ministros para la Kirk, pero esto se ha convertido en una parte muy secundaria de su trabajo. Los estudiantes universitarios de la escuela se extraen cada vez más de los que terminan la escuela y encuentran la teología como una opción atractiva dentro de las humanidades generales.Los posgraduados de la escuela a veces tienen experiencia en el ministerio de la iglesia, pero en general tienen la intención de seguir una carrera en la academia.

Los estudiosos notables en las últimas décadas incluyen:

  • Donald Baillie, profesor de teología dogmática 1934-1954
  • Matthew Black, FBA, profesor de crítica bíblica 1954-1978
  • Daphne Hampson, profesora de estudios poscristianos (pionera en la teología feminista en el Reino Unido) 1977-2002
  • Richard Bauckham, FBA, profesor de estudios del Nuevo Testamento, 1992-2007
  • John Webster, DD, FRSA, profesor de teología, 2013-2016
  • NUEVO TESTAMENTO. Wright, profesor de Nuevo Testamento y cristianismo primitivo, 2010 - presente.

El lugar de St Marys en la historia religiosa de Escocia

La siguiente es una historia más detallada del lugar del St Mary's College dentro de la historia religiosa de Escocia, escrita por el ex Catedrático de Historia Eclesiástica, James K. Cameron (con su amable permiso).

Escocia y su cultura religiosa

Desde 1707 Escocia ha formado parte del Reino Unido y, como tal, está unida por muchos lazos con Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte. Si bien su cultura y sentido de nacionalidad es orgullosa y distinta, su gente, formada por influencias romanas, irlandesas, inglesas, escandinavas y continentales y que desempeñan un papel destacado en el desarrollo de otros países, son acogedoras y hospitalarias con los de más allá de sus costas. .

El cristianismo escocés, nacido de las influencias gemelas de la Iglesia celta y Roma, está profundamente arraigado y se expresa hoy en la Iglesia nacional de Escocia (un cuerpo reformado y presbiteriano), en una fuerte comunidad católica romana y en la presencia de muchos otros. ramas de la fe cristiana. Los cambios demográficos modernos también han visto el surgimiento en Escocia en los últimos tiempos de una sociedad multicultural y multiconfesional, especialmente en los grandes centros urbanos.

San Andrés

St Andrews es en muchos aspectos un lugar ideal para estudiar teología. Como sede del primado de la iglesia medieval escocesa, el arzobispo de St Andrews, esta pequeña ciudad fue durante muchos siglos el centro de la vida de la iglesia en Escocia. Sus orígenes como centro cristiano se remontan al siglo VIII d.C., a la época de los reyes pictos del este de Escocia. Hasta el día de hoy, su posición en un promontorio junto al Mar del Norte está dominada por las ruinas de la gran catedral medieval y el castillo del obispo fortificado.

Durante la disputa crucial en el momento de la Reforma, St Andrews estuvo en el centro de gran parte de la acción, siendo testigo de la captura de John Knox por las fuerzas católicas francesas y el martirio y asesinato de los principales protestantes y católicos. Desde entonces, la lucha religiosa puede haber dado paso a una rivalidad más amistosa cuando la ciudad se convirtió en el hogar del juego internacional de golf, pero St Andrews sigue siendo un formidable centro intelectual con prósperos contactos en todo el mundo.

El Colegio de Santa María

St Mary's College fue planeado por el arzobispo James Beaton poco después de su nombramiento a la sede de St Andrews en una súplica enviada al Papa en Roma en 1525. Hasta donde se sabe, nada resultó de la propuesta de establecerse dentro de la ciudad metropolitana y su Universidad Un colegio de 'escribientes' en beneficio de aquellos pobres escribanos y sacerdotes de la diócesis que deseaban cursar estudios en Artes y Literatura, Teología, Derecho y Medicina.

El plan del arzobispo de proporcionar un sacerdocio parroquial mejor educado se renovó en 1537. Esta vez tuvo éxito y el 12 de febrero de 1538 se emitió una bula del Papa Pablo III, que fue en efecto la fundación papal del Colegio. Sin embargo, pasó un año más antes de que el arzobispo pudiera actuar.

Los primeros pasos registrados hacia la fundación del Colegio se dieron en el castillo de St Andrews el 7 de febrero de 1539, y en la capilla de San Juan Evangelista en South Street, tres días después.

El Colegio de 'doctores, regentes, maestros, capellanes y estudiantes' estaba destinado a tener un propósito tanto académico como religioso. El propósito religioso implicaba el ofrecimiento diario de oraciones por el alma del difunto rey Jacobo IV y las de sus sucesores. De ahí el protagonismo del escudo de armas real en la fachada de la calle del edificio del Colegio.

Sin embargo, el arzobispo Beaton no vivió más de unos días después de la inauguración formal del Colegio. Su sucesor, el cardenal David Beaton, se encargó de inmediato de erigir el colegio e incorporar en él la capilla de San Juan, la pedagogía antigua y las escuelas de derecho canónico. El Cardenal gastó mucho tiempo y dinero en la reconstrucción de la capilla y en la construcción de la cordillera norte de los actuales edificios del Colegio. Es poco probable que se haya impartido mucha enseñanza en este momento, pero lo que había estaba en manos de los regentes de la pedagogía anterior.

Los acontecimientos políticos y religiosos de la primavera y principios del verano de 1546 —la muerte de Wishart y el asesinato del cardenal— tuvieron un efecto devastador en la ciudad y la Universidad.

Durante la vacante de la Sede Episcopal, como resultado del asesinato de Beaton, Archibald Hay, un distinguido erudito escocés en París, que había sido convocado por el Cardenal, fue nombrado rector y asumió el cargo el 13 de julio. ya había expresado plenamente en publicaciones en París sus esperanzas y aspiraciones para el nuevo Colegio. De hecho, previó en St Andrews un colegio trilingüe, cuyo futuro residía en el cultivo del nuevo aprendizaje mediante la instrucción en griego, latín y hebreo. Sin embargo, Hay no estaba destinado a ocupar el cargo de director durante más de 14 meses. Habiendo obedecido el llamado a las armas para resistir la invasión inglesa en julio de 1547, murió en la desastrosa Batalla de Pinkie.

El nuevo arzobispo, John Hamilton, que también había recibido parte de su educación en París, rápidamente mostró interés en el nuevo colegio y se dedicó a recrear su fortuna. Como sucesor de Hay, eligió a John Douglas, que había sido regente en la Universidad de París a principios de los años 1530 y 40, y había sido apoyado por el arzobispo James Beaton. Douglas fue el sucesor natural para continuar con el trabajo de Hay. De hecho, iba a guiar la suerte del Colegio y la Universidad sin descanso desde octubre de 1547 hasta marzo de 1574.

El nuevo arzobispo tenía planes de largo alcance para el colegio. Continuó las actividades de construcción de su predecesor y fue responsable de todo el edificio al sur de la antigua Sala de Dibujo de la Casa del Principal, y es conmemorado por la Torre, en la que está construido su escudo de armas. Hamilton, sin duda inspirado por Douglas, hizo denodados esfuerzos para traer a varios eruditos escoceses distinguidos del extranjero para aumentar y mejorar su enseñanza, entre ellos el célebre filósofo John Rutherford y el distinguido abogado William Skene. Otros que enseñaron en el Colegio en ese momento fueron Richard Smyth, el primer Profesor Regius de Teología en Oxford, quien posteriormente se convirtió en Director del Colegio en Douai, y Richard Marshall, otro Doctor en Teología en Oxford y Prior dominicano de Newcastle.

En ese momento, Hamilton buscaba activamente llevar a cabo una reforma católica en Escocia en la que preveía que el St Mary's College debería desempeñar un papel destacado. Parece casi seguro que el Catecismo aprobado por el Concilio de la Iglesia en 1552, el primer libro impreso y publicado en St Andrews, fue esencialmente el producto de los teólogos en ese momento que trabajaban y enseñaban en St Mary's College.

Las reformas propuestas por los concilios escoceses, el fortalecimiento de la facultad teológica en la Universidad y la publicación del Catecismo, reconociendo las necesidades de la Iglesia de un sacerdocio mejor educado, forman en conjunto la espalda a otra súplica a Roma y una posterior carta o nueva fundación en febrero de 1554.

Según la intención del Arzobispo, el futuro del Colegio sería un vehículo de la reforma católica, y para este propósito debía ser reorganizado a fondo y más dotado. Se hizo un buen comienzo, pero ya se estaba acabando el tiempo para quienes abogaban por la reforma católica en Escocia. Otros factores habían comenzado a influir en la escena escocesa: el creciente descontento político con la política de la reina regente y la expansión del movimiento protestante, particularmente en las ciudades de la costa este. Quienes apoyaron la política eclesiástica del arzobispo comenzaron a tener serias dudas sobre su pacífica realización.

En junio de 1559 se llevó a cabo la Reforma Protestante en St Andrews. El director Douglas, y muchos otros que habían estado conectados con el Colegio en la década anterior, se unieron a los reformadores y, junto con el sub-anterior Winran, participaron en el apoyo a la Reforma. En adelante, la reforma tomaría una forma definitivamente protestante. Sin embargo, Douglas vio claramente que el Colegio continuaba al servicio de la Iglesia y, en consecuencia, la transición difícilmente podría haberse logrado de manera más fluida o con menos dislocaciones. Aunque privado eclesiásticamente, el arzobispo continuó, hasta su ejecución en 1571, interesándose por el Colegio del que era refundado y patrón, y haciendo nombramientos para el personal entre sus parientes.

Desde 1560 hasta la muerte de Douglas, el Colegio continuó prosperando a pesar de las incertidumbres de la época. Sin embargo, cesaron las operaciones de construcción. El número de estudiantes se mantuvo alto, aunque el College se convirtió en algo así como un coto de Hamilton. El sucesor de Douglas en 1571, Robert Hamilton, también era ministro de la iglesia parroquial de St Andrews, y había sido sucesivamente tercer y segundo maestro. Continuó desempeñando su cargo pastoral durante la última estancia de John Knox en St Andrews.

About this time, dissension arose and St Mary's College became the object of repeated enquiry by parliamentary commissions headed by the regent Morton. Parliamentary and ecclesiastical concern result in the Act of Parliament of 1579 'refounding' and 'reorganising' the entire University of St Andrews. From that date onwards St Mary's College was destined to become the home of the University's Faculty of Theology and to be the principal College of Theology for the education of candidates for the ministry of the national church.

Andrew Melville was brought by the joint efforts of Crown and Kirk to St Andrews in 1580. A former student of the College, Melville, by his own scholarship and by those whom he secured as its masters, sought to re-establish the College as a centre of high academic learning. In the last decade of the century a constant stream of students from abroad continued to flow into St Andrews. Melville's activity in supporting the presbyterian cause against the King resulted in a royal summons to London and his subsequent deprivation of the Principalship in 1607.

His successor, Robert Howie, who had been the first Principal of Marishcal College, Aberdeen, and subsequently one of the ministers of Dundee, was academically well-suited to follow Melville. he also showed himself from this time forward more favourably disposed to the King's plans for the Church.

During his Principalship the earlier building operations were renewed. He linked up the Beaton and Hamilton buildings by that part now represented by the College offices and former Drawing Room. he also completely rebuilt the eastern sections of the South Street frontage and was largely responsible for the erection of the University Library on the probably site of the College chapel of St John. His arms and initials are frequently found on the east frontage.

During Howie's Principalship, the College continued to enjoy an international reputation and to draw students from all parts of the Protestant world. Howie, having guided the fortunes of the College and University throughout the first half of the 17th century, was succeeded in 1647 by Samuel Rutherford, one of the most distinguished of St Andrews divines and whose portrait, painted during his attendance at the Westminster Assembly of Divines in London, is undoubtedly the finest in College Hall.

In the 18th century her most distinguished members were Principal James Hadow and Professor Archibald Campbell, both of whose portraits adorn the College Hall. Hadow is best remembered for his opposition to the 'Marrow men', and Archibald Campbell for the way in which he sought to employ the benefits of the enlightenment in the service of theology.

George Hill, who was Principal from 1791 to 1819 was leader of the Moderate Party and a theological teacher of the young Thomas Chalmers.

Towards the end of the century one of the most colourful members of the College was Principal John Tulloch, a Moderator of the General Assembly and a man who was much admired by Queen Victoria. He was succeeded in the Principalship by John Cunningham, a forebear of Admiral Cunningham.

The 20th century is represented by the portrait on the west side of the fireplace in St Mary's College Hall of Principal Galloway (last of the ex officio Principals), who was Professor of Divinity from 1915 to 1933, and on the east side by the fine portrait by Alberto Morocco of Principal G.S. Duncan (1940-1954), who was Professor of Biblical Criticism from 1919 to 1954.

Unfortunately the university does not have a portrait of one of its most highly celebrated theologians of the last century, Donald M. Baillie (1887-1954), Professor of Dogmatic Theology from 1934 to his death.


James III of Scotland with St. Andrew - History

Templar Roots

The Order of the Knights of the Poor Fellow Soldiers of Christ and the Temple of Solomon, or the Knights of the Temple was established in 1119. The Templars were the first priestly order of armed knights. The order was created to provide safe transit for Christian Pilgrims visiting the Holy Land from Europe.

Knights swore allegiance to the Pope and took vows of poverty, loyalty and chastity. The order grew in numbers and popularity as they fought to keep the Holy Land open. Their business acumen made the most of the gifts granted them by their grateful patrons in Europe.

One of the true supporters of the Templars was Bernard de Clairvaux (later canonized as Saint Bernard) who described them in 1135 as, “A Templar Knight is truly a fearless knight, and secure on every side, for his soul is protected by the armour of faith, just as his body is protected by the armour of steel. He is thus doubly armed, and need fear neither demons nor men."

Despite the sacrifice and devotion of the Templars, in 1307 the order was declared heretical by Pope Clement V acting on the insistence of Phillip the Fair of France. On Friday, October 13, 1307, members of the order in France were arrested. Imprisoned, many were executed, more tortured, and all impoverished. In most of Europe, the Estates of the Order were confiscated and divided between the sovereign, the Knights Hospitalers (Knights of St. John of Jerusalem or Knights of Malta) and the Pope.

When the Grand Master, Jacques DeMolay and the Preceptor of Normandy, Geoffrey de Charney were burned alive, on March 18, 1314, the Templars no longer had a common head, nor could anyone maintain their organization under their old name, which had become so famous.

Their possessions stolen, their leaders incarcerated for life or put to death, the brethren were persecuted in every way. The survivors were compelled to leave their homes to save their lives. They laid aside the garb of the Temple and mingled in the world. Many former Templars joined other orders.

Dispersal to Scotland

In Portugal, they were announced as innocent and the name of the order was changed to the Order of Christ. In England, King Edward proscribed them and forbade them to remain in the realm, unless they entered the Commandries of the Knights of St. John of Jerusalem. In Scotland, they found protection and joined the army with which King Robert Bruce met the invasion of his country led by Edward II of England.

The Battle of Bannockburn was being fought on the 24th day of June, 1314 when a group of exiled Templars rode into the fray and turned the tide of battle. This intervention may well have tipped the scales in favor of Scottish independence.

In gratitude for the assistance of that group of former Templars, Robert the Bruce created the Order of Saint Andrew du Chardon (of the Thistle) of Scotland.

King Robert reserved the title of Grand Master for himself and his successors forever. He granted a charter of land to the members of his new Order. Prince Charles Edward Stuart was the last Grand Master of the Scottish Order and exercised his powers by establishing a Chapter of Rose Croix at Arres, France.

Ancient & Accepted Scottish Rite

When the Ancient and Accepted Scottish Rite was organized in the early 1730s, explanatory degrees were added to those of the Blue Lodge. Degrees of the Rites of Heredom and Perfection along with other degrees and rites from Scotland, France, and Germany were added. The 29th Degree became the “Scottish Knight of St. Andrew.” Exemplifying the qualities of the Knights Templars and those of the Order of St. Andrew du Chardon, this degree remains with us today.


James III of Scotland with St. Andrew - History

The "Order of Saint Andrew" or the "Most Ancient Order of the Thistle" is an order of Knighthood which is restricted to the King or Queen and sixteen others. It was established by James VII of Scotland in 1687.

A disciple of Jesus and the brother of Simon Peter . The two are pictured as fishermen working beside the sea when Jesus summons them to follow him and become, "fishers of men." Although less prominent than his brother, Andrew is present at the miracle of the bread and the speech on the Mount of Olives. In the list of the Twelve, Andrew is listed second in Luke and Matthew and fourth in the books of Mark and Acts. In all accounts he was one of the first, as a follower of John the Baptists, to be "called" a disciple.

According to later traditions , Andrew became a missionary to Asia Minor, Macedonia, and southern Russia. In 70 AD he was martyred in Patras, Greece. Having many coverts, he was feared by the Roman governor who had him cruxified on an X-shaped cross known as a Saltire Cross. (One of the many Medievil customs of torture). It is this shape that is reflected in the Scottish flag. ( for culture buffs who attribute the southern "bubba or redneck" culture to early Scottish settlers, take note of the similiar designs between the Scottish flag and the Confederate flag).

He was the patron saint of Greece, Russua and Of course Scotland. St. Andrew is also invoked against gout and a stiff neck.

St. Andrews bones were entombed, and around 300 years later were moved by Emperor Constantine (the Great) to his new capital Constantinople. Legend suggests that a Greek Monk (although others describe him as an Irish assistant of St. Columba) called St. Rule (or St. Regulus) was warned in a dream that St. Andrews remains were to be moved and was directed by an angel to take those of the remains which he could to the "ends of the earth" for safe-keeping. St. Rule dutifully followed these directions, removing a tooth, an arm bone, a kneecap and some fingers from St. Andrew's tomb and transporting these as far away as he could. That place was Scotland and it is here the association is believed to have begun. It was here that St. Rule was shipwrecked with his precious cargo.

St. Rule is said to have come ashore at a Pictish settlement on the East Coast of Scotland and this later became St. Andrews.

Another story is that Acca, the Bishop of Hexham, who was a reknown collector of relics, brought the relics of St. Andrew to St. Andrews in 733. There certainly seems to have been a religious center at St. Andrews at that time, either founded by St. Rule in the 6th century or by a Pictish King, Ungus, who reigned from 731 - 761. Whichever tale is true, the relics were placed in a specially constructed chapel. This chapel was replaced by the Cathedral of St. Andrews in 1160, and St. Andrews became the religious capital of Scotland and a great center for Medieval pilgrims who came to view the relics.

There are other legends of how St. Andrew and his remains became associated with Scotland,but there is little evidence for any of these, including the legend of St. Rule. The names still exist in Scotland today, including St. Rules Tower, which remains today amongst the ruins of St. Andrews Cathedral. It is not known what happened to the relics of St. Andrew which were stored in St. Andrews Cathedral, although it is most likely that these were destroyed during the Scottish Reformation.

The Protestant cause, propounded by Knox, Wishart and others, won out over Roman Catholism during the Reformation and the "idolatry of catholism", that is the Saints, relics, decoration of churches, were expunged during the process of converting the Roman Catholic churches of Scotland to the harsh simplicity of Knox's brand of Calvanism.

The place where these relics were kept within the Cathedral at St. Andrews is now marked by a plaque, amongst the ruins, for visitors to see.

The larger part of St. Andrew's remains were stolen from Constantinople in 1210 and are now to be found in Amalfi in Southern Italy. In 1879 the Archbishop of Amalfi sent a small piece of the Saint's shoulder blade to the re-established Roman Catholic community in Scotland. During his visit in 1969, Pope Paul VI gave further relics of St. Andrew to Scotland with the words "Saint Peter gives you his brother" and these are now displayed in a reliquary in St. Mary's Roman Catholic Cathedral in Edinburgh.

San Andrés
Scotland's Patron Saint

In most Christian countries and for many centuries the last day in November has been observed as the feast day of St Andrew. The Church Calendar begins with Advent (defined as the nearest Sunday to St Andrew’s Day), and it seems fitting that Andrew, the first of Christ’s disciples, should have the distinction of coming first in the Church Year. In Scotland - and wherever else Scots are gathered - November 30th is celebrated as our national day, for St Andrew is Scotland’s patron saint and the St Andrew’s Cross (or Saltire) is Scotland’s flag. But who was St Andrew, and how did he become our patron saint?

ST ANDREW THE APOSTLE

The Bible tells us that Andrew, a fisherman from Bethsaida in Galilee, was the ‘first called’ of Christ’s disciples and that he brought his brother Simon Peter to become a follower of Jesus. After the Crucifixion, as tradition relates, Andrew travelled the countries bordering the Black Sea and preached the Gospel in Scythia (as the Ukraine and Southern Russia were anciently known) and in Greece. (For a link between Scythia and the Scots, see the part of the Arbroath Declaration quoted overleaf). His missionary work is still remembered in that part of the world: to this day Andrew is patron saint in Greece, Russia and the Ukraine. It was in Greece, in the city of Patras, that he suffered martyrdom. Possibly because he felt himself unworthy to meet his death on a cross of the same shape as his Lord’s, he was crucified on a diagonal cross.

Part of the tradition is that St Andrew wore blue, and so the white of the wooden cross against the blue of his robes gave us the colours of our national flag. However, there is another legend to explain the white cross on a blue background, a legend which had its birth a long way from Greece, in the village of Athelstaneford in East Lothian.

THE BATTLE OF ATHELSTANEFORD

According to this legend, an army of Picts under Angus mac Fergus, High King of Alba, and aided by a contingent of Scots, had been on a punitive raid in Northumbrian territory, but were pursued and then confronted by a larger force of Angles and Saxons under one Athelstan. Defeat seemed almost certain, but after Angus and his men had prayed for deliverance, the appearance in the blue sky above them of a white cloud in the shape of a saltire or St Andrew’s Cross seemed to promise that their prayers had been heeded. Thereupon Angus vowed that if they were victorious that day, St Andrew would forever after be their patron saint. Victory was indeed theirs, Angus remembered his vow, and so Andrew became our patron saint and his cross our flag. The date is believed to have been 832AD.

The battle is commemorated by a monument in the churchyard at Athelstaneford. Attached is a tall flagpole on which a Saltire is flown permanently, even during the hours of darkness when it is floodlit, as a reminder of the flag’s origins.

ST ANDREW AND ST ANDREWS

Far though he travelled on his missionary journeys, St Andrew never set foot in the most westerly of the countries which adopted him as patron saint. But four centuries after his death, some of his bones arrived here. Quite how they did so is uncertain. One version of the story is that St Regulus (St Rule) was homeward bound from the Mediterranean lands with the relics of the saint he had acquired there when his ship was wrecked on the coast of Fife. Regulus settled where he had been shipwrecked, at Kilrymont, and the church which he founded there became an important place of pilgrimage and the seat of the Bishop of St Andrews. Another version, favoured by historians, is that some relics of St Andrew found their way from Constantinople, where the Emperor Constantine the Great had a collection, via the Italian town of Amalfi to Scotland. But whatever the truth of the matter, it is clear that the rise to prominence of St Andrew and the cathedral city bearing his name was closely linked to changes taking place in Scotland between the 9th and the 12th centuries. During this period Celtic influences coming from Ireland and associated with local saints such as Columba had led to the creation of religious centres at Dunkeld, Abernethy and elsewhere but the influence of Rome coming via England was, to prove stronger in the end, and St Andrews, named after an apostle of the universal church, became its headquarters. The strength of St Andrews was shown in the stubborn resistance it offered to the pretensions of the See of York, which was seeking to extend its jurisdiction over Scotland. The resistance was successful, and in the end the independence of the Scottish Church was recognised by the Pope.

The country’s political independence, restored by the heroic efforts culminating in Bannockburn, was given its most eloquent expression in the Declaration of Arbroath, and in 1385 an Act of Parliament established the statutory position of the St Andrew’s Cross as the national flag which any Scot is entitled to fly or display.

The Arbroath Declaration (1320) relates with pride the country’s link with St Andrew and the scene of his missionary labours:

"Among other distinguished nations our own nation, namely of Scots, has been marked by many distinctions. It journeyed from Greater Scythia . but nowhere could it be subjugated by any people it acquired, with many victories and untold efforts, the places which it now holds, although often assailed by Norwegians. Danes and English.

"Our Lord Jesus Christ . called them . almost the first to his most holy faith. Nor did he wish to confirm them in that faith by anyone but by the first apostle by calling. . namely the most gentle Andrew, the blessed Peter’s brother, whom he wished to protect them as their patron for ever".


San Andrés

St Andrew, one of the 12 Christian apostles, 65 AD © St Andrew is the patron saint of Scotland, whose saint's day is celebrated annually on 30 November.

Andrew was one of the original 12 apostles of Christ, and the brother of another apostle, Simon Peter. Both lived and worked as fishermen in Galilee. Very little else is known about Andrew's life.

He is said to have travelled to Greece to preach Christianity, where he was crucified at Patras on an X-shaped cross. This is represented by the diagonal cross, or 'saltire', on Scotland's flag.

Andrew's connection with Scotland relates to the legend that some of his remains were kept at the site that is now the town of St Andrews. A chapel was built to house the remains and became a place of pilgrimage.


Ver el vídeo: 13 CURIOSIDADES del CLAN FRASER DE LOVAT Jamie Fraser de Outlander (Agosto 2022).