La historia

America 101: ¿Por qué las campañas presidenciales utilizan lemas?

America 101: ¿Por qué las campañas presidenciales utilizan lemas?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


La historia poco conocida de "Make America Great Again"

EL lema que arrasó en la política presidencial estadounidense tiene una larga e importante historia, que se remonta al ex presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan.

Trump un año después: en cifras.

Trump un año después: en cifras

Ronald Reagan fue el primero en utilizar el eslogan: "Make America Great Again". Imagen: News Corp Australia. Fuente: News Corp Australia

Es el lema que envolvió la política estadounidense. Probablemente será un pilar de la política presidencial en los próximos años. Entonces, ¿qué significa y de dónde vino?

El lema tiene una larga e interesante historia que explica su reciente resurgimiento.

Trump no es el primer presidente en utilizar el eslogan. Ronald Reagan lo lanzó durante su campaña presidencial de 1980.

& # x201C Para aquellos que & # x2019 han abandonado la esperanza, nosotros & # x2019 restauraremos la esperanza y & # x2019 les daremos la bienvenida a una gran cruzada nacional para hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande & # x201D, dijo en la Convención Nacional Republicana de 1980.

El predecesor de Reagan fue Jimmy Carter, un presidente que los republicanos recuerdan como débil e ineficaz. El último año de su presidencia se vio empañado por una serie de controversias humillantes, incluida la crisis de los rehenes iraníes de 1979 y la invasión de Afganistán por la URSS.

El uso que hizo Reagan & # x2019 de & # x201C Make America Great Again & # x201D fue una reacción a las fallas conocidas de Carter & # x2019. Era una promesa de devolver a Estados Unidos el prestigio que había perdido.

Los republicanos recurrieron a Ronald Reagan para corregir la presidencia de Carter. Imagen: AP. Fuente: AP

Avance rápido 40 años, y el lema ha regresado con fuerza.

En una entrevista con El Washington Post, Trump relató cómo llegó al famoso eslogan. Afirmó que lo pensó él mismo después de la derrota de Mitt Romney & # x2019 ante Barack Obama en 2011.

Trump pensó originalmente en: & # x201C Haremos que Estados Unidos sea grande. & # X201D Luego: & # x201CHaz que Estados Unidos sea grande. & # X201D Luego, finalmente, & # x201CHaremos que Estados Unidos vuelva a ser grande & # x201D apareció en su cerebro.

& # x201CI dijo: & # x2018 Eso es tan bueno. & # x2019 Lo escribí, & # x201D Trump le dijo al Washington Post. & # x201CI acudió a mis abogados. Tengo muchos abogados en la empresa. Tenemos muchos abogados. Tengo tipos que se encargan de estas cosas. Dije: & # x2018Mira si puedes registrarlo y registrarlo como marca comercial. & # X2019 & # x201C

Cuando comenzó la campaña para las elecciones de 2016, el eslogan fue un éxito instantáneo. El diseño básico de la gorra roja & # x201CMake America Great Again & # x201D despegó.

El sombrero rojo "Make America Great Again" era un símbolo de la campaña de Trump. Imagen: AP Photo / Jae C. Hong. Fuente: AP

& # x201C En realidad me inspiró & # x201D, dijo el Sr. Trump, & # x201C porque para mí, significaba trabajos. Significaba industria y fuerza militar. Significaba cuidar de nuestros veteranos. Significó mucho. & # X201D

Otros pensaron que el lema era racista.

"Si eres un sureño blanco, sabes exactamente lo que significa", dijo Bill Clinton.

Para la mayoría de los estadounidenses, el país nunca ha sido más receptivo e inclusivo. El país ha dado grandes pasos para la comunidad LGBT, las mujeres y los afroamericanos.

& # x201CI & # x2019 tengo la edad suficiente para recordar los buenos tiempos, y no eran & # x2019 tan buenos en muchos sentidos & # x201D, dijo Clinton.

Sea & # x2019s racista o no, & # x201C Make America Great Again & # x201D eclipsó por completo la campaña de Clinton & # x2019s eslogan: & # x201CStronger Together & # x201D.

Había algo especial en el eslogan de Trump y # x2019 que Clinton no podía igualar.

Los partidarios de Trump querían deshacer la presidencia de Obama. Imagen: Alex Wong / Getty Images / AFP. Fuente: AFP

La consigna atrajo a un grupo de votantes descontentos que, debido a la globalización, luchaban por cumplir el sueño americano que les fue prometido. A diferencia de los anteriores candidatos presidenciales republicanos, Trump apeló a los votantes en la ruina económica a los votantes que creían en el excepcionalismo estadounidense, pero no en este momento. No después de ocho años de Barack Obama.

Y en una inversión de roles, fue el demócrata promocionando la idea de que Estados Unidos es y siempre ha sido & # x2018great & # x2019.

& # x201C Si usted & # x2019 está buscando a alguien que le diga lo que está mal en Estados Unidos, yo & # x2019 no soy su candidato. Creo que hay más bien que mal ”, dijo Hillary Clinton. Eso simplemente no fue suficiente para los miles de estadounidenses que buscan un candidato para validar la desagradable realidad de su declive económico.

& # x201C Make America Great Again & # x201D significó America First, mejores acuerdos comerciales, leyes de inmigración estrictas, fronteras seguras, un ejército más grande y mejor, menos control de armas y libertad religiosa. Para los partidarios de Trump, Obama les robó estas cosas y, al hacerlo, destruyó el prestigio estadounidense. & # x2018 Make America Great Again & # x2019 fue una decisión, una decisión que ya fue suficiente.

El uso de Trump de "Make America Great Again" es una astuta condena a la presidencia de Obama. Imagen: AP Photo / Pablo Martinez Monsiváis. Fuente: News Corp Australia

El uso de Reagan y Trump de & # x201C Make America Great Again & # x201D es inquietantemente similar. Ambos fueron una reacción violenta a sus predecesores, los cuales eran presidentes demócratas a los que se culpaba del declive del prestigio estadounidense.

Si el uso del lema por parte de Reagan & # x2019 tuvo mucho que ver con Carter, el de Trump & # x2019 tuvo mucho que ver con Obama.


Capítulo 3: ¿Cómo dan forma los gobiernos a las elecciones?

Los gobiernos estatales disfrutan de una enorme cantidad de poder para decidir cómo llevar a cabo las elecciones. Estos gobiernos pueden ejercer su poder para expandir el electorado, ayudando a garantizar que los gobiernos en todos los niveles sean representativos de las comunidades para las que son elegidos. Sin embargo, con demasiada frecuencia, los gobiernos estatales optan por utilizar su poder para limitar el voto.

La supresión de votantes se remonta a los primeros días de nuestro país.

Desde la fundación de nuestro país, las fuerzas antidemocráticas han trabajado para limitar el voto. Durante los primeros cien años de nuestro país, solo se permitió votar a los hombres blancos. A las mujeres blancas, todos hombres y mujeres negros y nativos americanos, se les negó el voto bajo la primera constitución de los Estados Unidos. Incluso después de que se garantizara el sufragio universal masculino en 1870 bajo la 15a Enmienda, se impidió que las mujeres de todas las razas votaran hasta que la 19a Enmienda fue ratificada en 1920.

La supresión de votantes en este país se ha centrado históricamente en los votantes negros. Los hombres negros aseguraron el voto después de la guerra civil, alterando radicalmente la estructura política del sur. De 1870 a 1877, los hombres negros se desempeñaron como senadores, representantes y funcionarios electos estatales y locales en los antiguos estados confederados. Estos hombres fueron elegidos principalmente por antiguos esclavos recién liberados en todo el sur de Estados Unidos.

El miedo de los blancos al poder político negro llevó a nuevas leyes de supresión de votantes. A partir de 1877, el gobierno federal retiró tropas de los antiguos estados confederados y efectivamente se apartó de cualquier esfuerzo por proteger el derecho al voto de los hombres negros en los estados del sur. Las legislaturas del sur aprobaron rápidamente leyes para suprimir el voto negro, incluidos los “impuestos electorales”, que impedían que los estadounidenses pobres votaran, y las “cláusulas del abuelo”, que privaban del derecho al voto a los descendientes de antiguos esclavos. Si bien las leyes de supresión de votantes más explícitas durante este período se aprobaron en el sur de Estados Unidos, se aprobaron con la complicidad de los estados del norte, que hicieron poco o ningún esfuerzo para proteger el sufragio masculino negro.

Grupos terroristas como el Ku Klux Klan atacaron a los votantes negros para reprimir el voto. Los miembros del KKK vigilaron los lugares de votación, lincharon a los votantes negros y participaron en una campaña de terror para reprimir el voto. Para 1940, solo el 3 por ciento de los votantes negros elegibles en el sur estaban registrados para votar.

La historia racista de represión de votantes de nuestro país comenzó con esfuerzos específicos para evitar que los estadounidenses negros votaran, pero hoy en día, los votantes latinos también enfrentan esfuerzos concertados para limitar su acceso a la boleta.

La Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEAO) estimó que las leyes aprobadas desde 2012 dificultarían la votación en 2016 para 875,000 votantes latinos elegibles. Cinco de los estados que aprobaron leyes de votación más restrictivas desde 2012 se encuentran entre los diez primeros en términos de población latina en todo el país, y Texas (que alberga a 9,8 millones de residentes latinos) tenía una ley en los libros en 2016 que fue descartada. en 2017 por haber sido promulgada con una clara "intención discriminatoria". La supresión de votantes en el siglo XXI se ve diferente a lo que era hace décadas, pero comparte el objetivo final de evitar que los estadounidenses de color marrón y negro ejerzan su derecho constitucional al voto.

Los activistas negros lideraron la lucha por el derecho al voto, a menudo sin progresistas blancos. Desde el discurso de Sojourner Truth en 1851 en la Convención de los Derechos de la Mujer, hasta la campaña de Ida B Wells-Barnett contra el linchamiento y la incansable defensa del Dr. King para aprobar un proyecto de ley sobre el derecho al voto, los estadounidenses negros lucharon por el derecho al voto contra una oposición aterradora. Como resultado de este activismo sostenido, el Congreso aprobó la Ley de Derechos Electorales en 1965. La legislación representó la decisión del gobierno federal de volver a participar para proteger a los votantes negros por primera vez en casi cien años. Fue un gran paso adelante, requiriendo que las jurisdicciones con un historial de discriminación recibieran la aprobación del gobierno federal antes de cambiar las leyes electorales, y prohibiendo cualquier política electoral que limite el voto basado en la raza.

La elección del primer presidente negro coincidió con un aumento en las nuevas leyes de supresión de votantes. Estas nuevas leyes se disfrazan para parecer menos explícitamente racistas que las del pasado. En lugar de hablar de suprimir el voto, las nuevas leyes racistas hablan de "detener el fraude electoral". Pero, como muestran los estudios, no hay evidencia de que el "fraude electoral" sea un problema real, y mucha evidencia de que estas leyes realmente tienen la intención de impedir que los estadounidenses negros y morenos voten.

Algunos ejemplos de leyes, fallos y políticas antidemocráticas de supresión de votantes incluyen:

Leyes de identificación de votantes - En la actualidad, diez estados cuentan con estrictas leyes de identificación de votantes. Estas leyes son una solución en busca de un problema. El fraude electoral es una crisis imaginaria, pero obtener una identificación aprobada puede ser un desafío para muchos votantes.

Reversión de VRA - En junio de 2013, la Corte Suprema anuló partes clave de la Ley de Derechos Electorales de 1965. La decisión 5-4 liberó a nueve estados, principalmente en el sur, para cambiar las leyes electorales sin la aprobación del gobierno federal. En los cuatro años transcurridos desde la decisión de la corte, se han librado batallas legales en todo el sur de Estados Unidos, a medida que los estados desde Texas hasta Carolina del Norte se movieron para implementar nuevas y estrictas leyes de identificación de votantes.

Reducción del voto anticipado - Los períodos de votación anticipada permiten a los votantes que pueden estar ocupados el día de las elecciones votar en su propio tiempo antes de las elecciones. En 2016, varios estados, incluidos Florida, Georgia, Nebraska, Ohio, Tennessee, Virginia Occidental y Wisconsin, recortaron los días u horas de votación anticipada.

Reducción de la inscripción el mismo día - El registro de votantes el mismo día trabaja para expandir el electorado, lo que permite a los votantes que pueden no haber estado al tanto de las fechas límite de registro de votantes registrarse para votar en el lugar de votación. Carolina del Norte eliminó el registro el mismo día el día de las elecciones en 2013, y se permitió que la ley entrara en vigencia sin revisión del gobierno federal luego de la decisión de la Corte Suprema de ese año.

Cortes a los lugares y horarios de votación - Los legisladores tienen lugares de votación estratégicamente cerrados o con horarios limitados en lugares clave para limitar el acceso al voto para las personas de color. En 2016, The New York Times lanzó el "Voter Suppression Trail", un "juego" interactivo que demuestra el impacto de los recortes en los lugares y horarios de votación en la capacidad de los ciudadanos para emitir su voto.

Ciudadanos que regresan - Nueve estados privan de sus derechos a todos los votantes condenados por un delito grave. En estos estados, los ciudadanos que regresan de cumplir una sentencia deben solicitar al gobernador de su estado que se les restaure el derecho al voto. Debido a que el sistema de justicia penal de nuestro país apunta de manera desproporcionada a los estadounidenses negros y morenos (uno de cada tres hombres negros y uno de cada seis hombres latinos pueden esperar ser encarcelados en su vida, en comparación con uno de cada diecisiete hombres blancos), las leyes que privan de sus derechos a los ciudadanos que regresan se dirigen a los votantes de color.

Estadounidenses discapacitados - Si bien la aprobación de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) en 1990 prohibió explícitamente a los estados "descalificar categóricamente" a todas las personas con discapacidades intelectuales o de salud mental para votar, treinta y nueve estados tienen algunas leyes que pueden negar a las personas con discapacidades mentales incapacidades ”el derecho al voto. En todos los estados, excepto en once, algunos estadounidenses discapacitados tienen prohibido votar.

DC y territorios de EE. UU. - Hoy en día, 4.5 millones de estadounidenses (incluidos 3.4 millones en Puerto Rico y 0.6 millones en DC) viven en distritos y territorios estadounidenses que no tienen representación electoral en el Congreso. La mayoría de los residentes de estos territorios no son blancos. Juntos, los residentes de estos territorios sin derecho a voto comprenden un porcentaje mayor de la población estadounidense que los votantes en la mitad de los estados estadounidenses, incluidos Nuevo México, Iowa y Connecticut.

La "Comisión Asesora Presidencial sobre Integridad Electoral" - En mayo de 2017, Trump anunció la creación de la "Comisión Asesora Presidencial sobre Integridad Electoral" y puso a cargo al notorio experto en supresión de votantes al secretario de Estado de Kansas, Kris Kobach, con la misión de descubrir pruebas del inexistente fraude electoral que Trump afirma que plaga. nuestras elecciones. El arquitecto de la Comisión, Hans von Spakovsky, ha argumentado que los demócratas y los "funcionarios y / o académicos republicanos de la corriente principal" deberían ser excluidos de participar porque no son lo suficientemente celosos en la búsqueda de pruebas de fraude electoral. Desde su formación, la comisión no ha descubierto ninguna de estas pruebas, pero ha logrado ser investigada por su financiamiento, operaciones y protección de la información electoral de los ciudadanos.

Los estados pueden luchar contra la supresión de votantes y ampliar el electorado.

Los esfuerzos para proteger el voto también han ido ganando terreno en todo el país. Algunas tácticas para la expansión de votantes incluyen:

Registro automático de votantes - En los últimos dos años, seis estados han creado un registro de votantes de "exclusión voluntaria". En estos estados, los votantes que interactúan con ciertas agencias estatales (por ejemplo, el Departamento de Vehículos Motorizados) se registran automáticamente a menos que específicamente opten por no registrarse.

Registro de votantes el mismo día - En la actualidad, quince estados permiten el registro de votantes el mismo día. Estos estados tienden a agruparse en el noreste y noroeste del país, aunque Maryland y Carolina del Norte han permitido el registro el mismo día durante los períodos de votación anticipada.

Registro de votantes en línea - El registro de votantes en línea aumenta la participación de los votantes, particularmente entre los jóvenes que se registran por primera vez. Estos “nativos digitales” se sienten más cómodos registrándose en línea. El registro en línea también elimina la posibilidad de que se pierda el papeleo. 35 estados permiten el registro electrónico.

Períodos prolongados de votación anticipada y boletas ausentes sin excusa - Treinta y siete estados permiten alguna forma de votación anticipada, ya sea en persona o en ausencia sin excusa. Aumentar el período de tiempo permitido para la votación aumenta la participación.

Preinscripción para estudiantes de secundaria - Catorce estados permiten que estudiantes de secundaria de hasta 16 años de edad se “preinscriban” para votar. Una vez que los estudiantes preinscritos cumplen 18 años, se agregan automáticamente a las listas de votantes.

Toda la votación por correo - Tres estados, Colorado, Oregon y Washington, tienen un sistema de votación por correo. Las boletas se envían por correo a todos los votantes registrados antes del día de las elecciones. Los votantes no tienen que preocuparse por retrasos en el trabajo o quedarse atascados en el tráfico. Por otro lado, la votación por correo requiere que los votantes tomen la iniciativa de enviar la boleta por correo a tiempo para ser contada.

Tanto la supresión como la expansión de votantes impactan los resultados electorales.

Las políticas electorales estatales tienen un impacto real en los resultados electorales. Nadie está tratando de evitar que los blancos ricos, heterosexuales voten. Los esfuerzos para restringir el voto impactan desproporcionadamente a los votantes de color y pueden desviar las elecciones de candidatos más progresistas.

El número de votos que separa una campaña ganadora de una perdedora puede ser muy pequeño. En 2016, los candidatos progresistas en Nevada y New Hampshire se presentaron a elecciones muy reñidas para el Senado. En Nevada, la diferencia entre los dos candidatos fue de unos 25.000 votos, o el 0,6 por ciento de los votos. En New Hampshire, el margen fue aún menor: solo 1.017 votos, o el 0,1 por ciento de los votos.

Las leyes que aprueben nuestros gobiernos pueden hacer que sea más fácil o más difícil acudir a votar. Al final del día, votar es la herramienta más poderosa que tenemos para recuperar el control de nuestro gobierno. Estén atentos: Indivisible, junto con las organizaciones asociadas, publicará guías sobre los esfuerzos de protección al votante en los próximos meses.

En 2016, Donald Trump ganó Wisconsin por unos 23.000 votos, de los casi tres millones de votos emitidos.

El estado registró su participación más baja desde el año 2000, y la mayor parte de esa caída ocurrió en Milwaukee, una ciudad en la que más de la mitad de los residentes se identifican como negros o latinos. El director de elecciones de Milwaukee, Neil Albrecht, estima que "entre 10,000 y 15,000 votantes" en Milwaukee no votaron debido a una nueva ley de identificación con foto aprobada por la legislatura del estado de Wisconsin. Mother Jones tiene un gran artículo sobre el impacto de la supresión de votantes en Wisconsin, que muestra el impacto que una sola mala ley puede tener en la política de todo el país.


La larga historia detrás de la política exterior de 'Estados Unidos primero' de Donald Trump

En el transcurso de una entrevista con el New York Veces, El candidato presidencial republicano Donald Trump redujo su política exterior a dos palabras: & # 8220America First & # 8221. Veces& # 8216 David E. Sanger, quien fue el primero en usar la frase en el transcurso de la entrevista, Trump dijo que él era & # 8220no aislacionista & # 8221 pero que era, de hecho, & # 8220America First & # 8221.

& # 8220Me gusta la expresión & # 8221, dijo el candidato. & # 8220I & rsquom & # 8216America First. & # 8221

Trump explicó que lo que quería decir con la idea era que su administración evitaría que otras naciones se aprovechen de Estados Unidos. Pero sea lo que sea lo que quiso decir, esas palabras vienen con casi un siglo de bagaje político.

Aunque la nación tiene una larga historia de juramento de mantenerse al margen de los problemas de otros países, el famoso discurso de despedida de George Washington advirtió contra los enredos extranjeros en 1796, pero fue después de la Primera Guerra Mundial, ya que Estados Unidos estaba en una posición de poder y riqueza en comparación con sus aliados alguna vez más fuertes, que la versión moderna de ese sentimiento pasó a primer plano. Al final de la guerra, el presidente Wilson había instado a la nación a unirse a la nueva Liga de Naciones, para garantizar la paz a través de la cooperación internacional en el precursor de las Naciones Unidas. En 1919, sin embargo, el Senado rechazó la idea de participar en tal organización.

En los años que siguieron, a algunos les pareció que el instinto aislacionista en Estados Unidos había sido bueno. Mientras Europa flaqueaba y las naciones que alguna vez fueron supremas luchaban por recuperarse, Estados Unidos parecía, por el contrario, saludable y rico, un hecho que al menos algunos observadores atribuyeron a haber dejado que el resto del mundo se las arreglara solo. & # 8220Los Estados Unidos han logrado la prosperidad por la sabia política de Estados Unidos primero, & # 8221 declaró Londres & # 8217s Expreso diario en 1923. En 1927, el eslogan recibió otro impulso cuando Chicago eligió a un alcalde hambriento de titulares, William Hale Thompson, cuyo himno de campaña fue & # 8220America First, Last and Always & # 8221. Se comprometió a apoyar el establecimiento de las Asociaciones America First. en todo el país, y dijo que les mostraría a los líderes ingleses que pidieran ayuda económica & # 8220 dónde bajar. & # 8221

Esa actitud de & # 8220America First & # 8221 se pondría a prueba muy pronto.

Cuando la guerra estalló una vez más en la década de 1930, los estadounidenses con mentalidad de aislamiento enfrentaron la posibilidad de que Estados Unidos se enredara en otra campaña internacional. Como relató TIME en diciembre de 1940, el verano anterior, un estudiante de derecho de Yale llamado Robert Douglas Stuart Jr. había unido fuerzas con el ejecutivo de negocios y el famoso veterano general Robert E. Wood, y juntos habían fundado el Primer Comité de América. El comité defendió la opinión de que, dado que era poco probable que Alemania invadiera a los EE. UU. Directamente, la mejor respuesta a la guerra fue que EE. UU. Permaneciera neutral en todos los aspectos, incluso si eso significaba hacer negocios con los nazis. Para ese diciembre, el comité contaba con 60.000 miembros.

En abril de 1941, después de que la Ley de Préstamo y Arrendamiento fuera aprobada por las objeciones de America First, Charles Lindbergh & mdash, el rostro más famoso del aislacionismo estadounidense y el America First Committee & mdash, habló en un mitin en Manhattan, exponiendo la visión de America First de la situación global. En su opinión, Inglaterra estaba perdiendo la guerra y era demasiado tarde para arreglar eso. Creía que Estados Unidos no debería librar una guerra que no podría ganar, ayudar a Inglaterra estaba agotando las defensas de Estados Unidos, y Estados Unidos estaba mejor solo:

[La política de America First] se basa en la creencia de que la seguridad de una nación radica en la fuerza y ​​el carácter de su propia gente. Recomienda el mantenimiento de fuerzas armadas suficientes para defender este hemisferio del ataque de cualquier combinación de potencias extranjeras. Exige fe en un destino estadounidense independiente. Esta es la política de la Primera Comisión de América hoy. Es una política no de aislamiento, sino de independencia, no de derrota, sino de coraje. Es una política que llevó a esta nación al éxito durante los años más difíciles de nuestra historia, y es una política que nos llevará al éxito nuevamente. Nos hemos debilitado durante muchos meses y, lo que es peor, hemos dividido a nuestra propia gente por este incursión en las guerras de Europa. Si bien deberíamos habernos concentrado en la defensa estadounidense, nos hemos visto obligados a discutir sobre disputas extranjeras. Debemos volver nuestros ojos y nuestra fe a nuestro propio país antes de que sea demasiado tarde.

Como ha hecho Donald Trump, Lindbergh adelantó la idea de que la mayoría de los estadounidenses estaban de su lado, pero que sus opiniones fueron ahogadas por las poderosas voces de la prensa intervencionista. Los resultados de la encuesta de la época, sin embargo, indicaron que la mayoría de los encuestados estaban de acuerdo en que Estados Unidos debería ir a la guerra si eso era lo necesario para derrotar al fascismo. Y cuando terminó el verano y quedó claro que el comité había fracasado en su misión de cambiar el rumbo, las opiniones de Lindbergh fueron ampliamente protestadas como antiestadounidenses y peores.

Ese otoño, el Primer Comité de América, como lo puso TIME en un artículo de portada, & # 8220 tocó el tono del antisemitismo, y sus dedos estaban cubiertos de alquitrán. & # 8221 La historia se produjo después de que Lindbergh revelara públicamente sus puntos de vista sobre los judíos, a quienes culpó por empujar a Estados Unidos hacia la guerra y por manipular la narrativa a través de lo que vio como su control de los medios. A medida que & # 8220America First & # 8221 se asoció con esos puntos de vista & mdash, a pesar de sus protestas de que no era un grupo antisemita y que estaba velando por los intereses de los judíos estadounidenses, más aislacionistas moderados abandonaron el comité.

Con menos tácticas a su disposición, America First le pidió al presidente Roosevelt que presentara al Congreso una declaración de guerra, para votación a favor o en contra. La táctica nunca tuvo la oportunidad de dar resultado. El ataque a Pearl Harbor del 7 de diciembre de 1941 eliminó la posibilidad de aislamiento. Estados Unidos estaba en guerra, nos guste o no. "El período de debate democrático sobre el tema de entrar en la guerra ha terminado", anunció el presidente de la Primera Comisión de Estados Unidos, Robert E. Wood. & # 8220 [El comité] insta a todos aquellos que han seguido su ejemplo a brindar su total apoyo al esfuerzo bélico de la nación, hasta que se logre la paz. & Rdquo

La Primera Comisión de América estaba acabada. La idea de poner a Estados Unidos en primer lugar, sin embargo, claramente siguió viva.


Lemas de la campaña presidencial de EE. UU.

Aquí está la lista de lemas de campañas electorales para partidos políticos en inglés:

1. 2000 - Al Gore - Prosperidad y progreso

Gore ha ganado muchos premios, incluido el Premio Nobel de la Paz (premio conjunto con el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, 2007). Dejando atrás lo que ha hecho o está haciendo, puede inspirarse en el eslogan que utilizó para su campaña en 2000.

2. 2004 - John Kerry - Let America be America Again

Para ser honesto, este fue el eslogan más atractivo para mí. Lo que en realidad le dice que elimine todas las ideas, pensamientos y trabajos incorrectos y convierta el país en la misma tierra feliz que solíamos disfrutar una vez.

3. 2004 - George W. Bush - ¡Sí, Estados Unidos puede!

¡Bush era un hombre creativo! Puede que él no haya inventado el lema él mismo, ¡pero eso no nos importa! Lo que importa es que el eslogan era asombroso y creativo. Y deberías intentar inspirarte en él.

4. 2008 - Barack Obama - Cambio en el que podemos creer

El primer presidente negro de Estados Unidos, eso es un cambio. Sí, tenía razón.

5. 2012 - Barack Obama - Adelante

Elegido de nuevo. ¡El eslogan "Adelante" era un eslogan realmente impresionante y amplio! Contar una historia creativa en una sola palabra.

6. 2016 - Donald Trump - Make America Great Again

Trump, el actual presidente de Estados Unidos, eligió un eslogan realmente sabio.


"Sí, podemos" y el poder de los lemas políticos

"Hola Joe, en lugar de decir, no, no podemos", respondió la senadora Kamala Harris al vicepresidente Joe Biden. "Digamos, sí, podemos". Con esa única línea, Harris resucitó un fragmento de sonido de la era de Obama en el escenario de Houston durante el debate demócrata de septiembre, un escenario abarrotado con 10 candidatos, cada uno de los cuales buscaba pronunciar una palabra.

Para superar la refriega y generar impulso entre los partidarios, las campañas políticas se han basado durante mucho tiempo en eslóganes como el de Barack Obama "Sí, podemos". Al igual que Harris tomó prestado el lema de Obama, el propio Obama tomó prestadas las palabras de César Chávez y Dolores Huerta, quienes usaron la versión en español (“Si, se puede”) para movilizar a la Unión de Trabajadores Agrícolas en la década de 1970.

Pero el uso de Harris del eslogan en el escenario del debate en Houston no tuvo casi el mismo impacto que tuvo en los discursos de Obama en 2008. El contexto y la resonancia del mensaje tienen tanto que ver con la efectividad de los eslóganes como el tono poético del palabras elegidas.

En el nivel más básico, los lemas políticos deben proporcionar lemas fácilmente repetibles para las campañas. Pero para que los eslóganes políticos realmente hagan un trabajo político valioso, deben resonar con el mensaje de campaña más amplio de un candidato. Esto es lo que distingue el "Sí, podemos" de Obama de la mayoría de los lemas de los candidatos actuales, incluido el uso de Harris de esa frase en Houston.

El poder de los eslóganes no se basa simplemente en su atractivo estético intrínseco, aunque ese es un requisito básico para su éxito, sino también en la resonancia intertextual de un eslogan con los usos históricos y el propio mensaje central de la campaña.

Los lemas utilizados por la actual generación de candidatos demócratas se dividen en algunas categorías diferentes. Los más mundanos incorporan el nombre del candidato en un eslogan sencillo, por ejemplo, Beto para Estados Unidos, Cory 2020, John Delaney para presidente, Julián para el futuro, Tulsi 2020, Yang 2020. Más apodos que eslóganes, estos eslóganes descriptivos simplemente transmiten a los votantes que una persona en particular se postula para un cargo. Los lemas no aprovechan la esencia de la campaña en sí ni siquiera insinúan las razones por las que el candidato se postula.

El eslogan básico se puede aderezar con recursos poéticos como la aliteración, por ejemplo, Amy para estadounidense o Win with Warren. Más creativos aún son los juegos de palabras, como Feel the Bern, que juegan con palabras que suenan igual pero tienen diferentes significados.

“Los lemas políticos están diseñados para ser ingeniosos, pegadizos y, lo que es más importante, muy citables”, llevando el mensaje de la campaña por todas partes (Hodges 2014). Para esos fines, un cierto sesgo de contenido—Un término que Nicholas Enfield (2008) usa para discutir las propiedades intrínsecas de una variante lingüística— debe cumplirse para que una frase sea memorable y repetible. Para un eslogan político exitoso, esto significa cierto atractivo estético que surge de aprovechar la función poética del lenguaje.

Más importante que el atractivo intrínseco de un eslogan es la forma en que entra en contextos específicos de situación, se basa en contextos anteriores y resuena con el tema de campaña más amplio de un candidato. El lema "Sí, podemos" de Obama demuestra todos estos elementos.

El senador Obama presentó por primera vez este eslogan en un discurso a sus partidarios en la noche de las primarias de New Hampshire en enero de 2008. En ese discurso, aprovechó la rica historia intertextual del eslogan y relacionó esa historia con el enfoque de su propia campaña en la esperanza y el cambio.

Sabemos que la batalla que tenemos por delante será larga. Pero recuerde siempre que no importa qué obstáculos se interpongan en nuestro camino, nada puede interponerse en el camino del poder de millones de voces que piden un cambio.

[…]

Porque cuando nos hemos enfrentado a probabilidades imposibles, cuando nos han dicho que no estamos preparados, o que no deberíamos intentarlo, o que no podemos, generaciones de estadounidenses han respondido con un simple credo que resume el espíritu. de un pueblo: Sí, podemos. (aplausos)

Si podemos. cfishy / Flickr (CC BY 2.0)

Si podemos. (la multitud canta, "Sí, podemos")

Si podemos.

Era un credo escrito en los documentos fundacionales que declaraba el destino de una nación: Sí, podemos. (salud)

Fue susurrado por esclavos y abolicionistas mientras abrían un camino hacia la libertad a través de las noches más oscuras: Sí, podemos. (salud)

Fue cantado por inmigrantes mientras partían desde costas lejanas y pioneros que avanzaban hacia el oeste contra un desierto implacable: Sí, podemos. (la multitud responde al unísono, "Sí, podemos")

Fue el llamado de los trabajadores que se organizaron, las mujeres que buscaron la boleta, un presidente que eligió la luna como nuestra nueva frontera, y un rey que nos llevó a la cima de la montaña y señaló el camino a la tierra prometida: sí, podemos, a la justicia y la igualdad. (aplausos y cánticos de la multitud, "Sí, podemos")

Sí, podemos, a la oportunidad y la prosperidad.

Sí, podemos curar a esta nación.

Sí podemos reparar este mundo.

Si podemos.

La actuación de Obama está marcada por el paralelismo, la repetición y las pausas dramáticas, todos elementos que juegan un papel clave, como explican Richard Bauman y Charles Briggs (1990), en "hacer que el discurso sea extraíble". Los seguidores de la multitud respondieron con sus propios cánticos de "Sí, podemos", ilustrando cómo el atractivo intrínseco de un texto obliga a otros a repetirlo.

Más importante aún, Obama pronuncia el lema al mismo tiempo que los precedentes históricos de lucha e inspiración, aludiendo a la fundación de la nación, los movimientos abolicionista y sufragista, y la lucha por la igualdad personificada por Martin Luther King Jr. La elección de la frase misma: the English version of the United Farm Workers' rallying cry for labor rights—further solidifies the slogan's association with struggles for social change. That association, of course, is no coincidence it closely paralleled Obama’s central campaign theme, codified in campaign materials through his other slogan, “Change we can believe in.”

The “Yes, we can” slogan therefore did valuable political work by indexing the larger message of Obama’s campaign each time the slogan was repeated in the intertextual web of public discourse. Prominent figures formed a powerful speech chain that propelled the slogan—and associated campaign message—into the public consciousness musicians will.i.am and Jesse Dylan brought together several celebrities in a “Yes, we can” music video.

Obama’s use of “Yes, we can” illustrates the way slogans do political work. The power of slogans relies not simply on their intrinsic aesthetic appeal—although that is a baseline requirement for their success—but also on a slogan’s intertextual resonance with historical usages and the campaign’s own central message. Although Harris introduced a potentially compelling slogan of her own when she launched her campaign on Martin Luther King Jr. Day earlier this year (“For the People”), she and other candidates have yet to harness the musicality of language in a way that connects those words to a central message in the way Obama did with “Yes, we can.”

Adam Hodges is a linguistic anthropologist who writes about language and politics. His new book, When Words Trump Politics: Resisting a Hostile Regime of Language, is now available from Stanford University Press. His previous books include The ‘War on Terror’ Narrative y Discourses of War & Peace, and his articles have appeared in the American Anthropologist, Discourse & Society, Language & Communication, Language in Society, y el Journal of Linguistic Anthropology.

Cite as: Hodges, Adam. 2019. ““Yes, We Can” and the Power of Political Slogans.” Anthropology News website, October 21, 2019. DOI: 10.1111/AN.1291


Slogan Generator

Enter a subject to generate a slogan for it

Uses of Slogan Generator

Use Slogan Generator as a slogan creator to advertise or market your company, organization, business or product! Slogan Generator will always provide free slogans and taglines for your business or branding needs.

Advertising Slogan Generator

Use Slogan Generator to come up with advertising slogans for marketing your product or services.

Business Slogan Generator

Slogan Generator can generate catchy slogans for customers to remember your company by.

Campaign Slogan Generator

Running an advertising or branding campaign? Use slogan generator to create slogans around a theme.

Catchy Slogan Generator

Slogan Generator generates free, unlimited random slogans that are catchy and cool.

Slogan Resources

The following are a collection of useful resources to aid in slogan writing. Gain inspiration from classic, famous and effective slogans.

Company Slogan Examples

Reference company slogans used by notable corporations.

Product Slogan Examples

Classic slogan examples: classic slogans used to advertise famous products.


63 of the catchiest company slogans ever

Company slogan Brand or product name
Just Do It Nike
Got Milk? California Milk Processor Board
Breakfast of Champions Wheaties
The Best a Man Can Get Gillette
There are some things money can’t buy. For everything else, there’s MasterCard. MasterCard
Think Different manzana
Betcha can’t eat just one Lay’s
America Runs on Dunkin’ Dunkin’ Donuts
I’m Lovin’ It McDonald’s
Maybe she’s born with it. Maybe it’s Maybelline. Maybelline
Like a good neighbor, State Farm is there. Granja estatal
Think Outside the Bun Taco Bell
Think Big IMAX
Taste the rainbow Juego de bolos
Red Bull gives you wings Red Bull
What’s in your wallet? Capital uno
The Quicker Picker Upper Generosidad
Shave Time. Shave Money. Dollar Shave Club
Fly the friendly skies aerolíneas Unidas
Have it your way Burger king
All for Freedom. Freedom for All. Harley Davidson
Quality never goes out of style. Levi’s
Live in your world. Play in ours. PlayStation
The Happiest Place on Earth Disneylandia
Eat Fresh Subterraneo
Belong Anywhere Airbnb
I want my MTV! MTV
Open happiness Coca-Cola
Because you’re worth it L’OREAL
Is it in you? Gatorade
Can you hear me now? Verizon
The snack that smiles back Pez de colores
Pure Michigan Michigan Economic Development Corporation
Every kiss begins with Kay Kay Jewelers
I ❤️NY Empire State Development Services
Diamonds are forever De Beers
All the News That’s Fit to Print Los New York Times
Everywhere you want to be Visa
It’s finger-lickin’ good KFC
Gotta catch ’em all! Pokemon
Easy, breezy, beautiful… CoverGirl
Eat Mor Chikin Chick-fil-A
Nothing runs like a Deere John Deere
The Ultimate Driving Machine BMW
You’re in good hands Allstate
Ahorrar dinero. Vive mejor. Walmart
Good to the last drop. Maxwell House
Democracy Dies in Darkness El Correo de Washington
Impossible is Nothing Adidas
King of Beers Budweiser
It keeps going, and going, and going… Energizer
Go Further Vado
When you care enough to send the very best Hallmark
Obey your thirst Duende
Have a break. Have a KitKat. Kit Kat
Where’s the beef? Wendy’s
Don’t leave home without it American Express
Let’s go places Toyota
Challenge everything Electronic Arts
Snap! Crackle! Pop! Rice Krispies
What happens here, stays here Las Vegas Convention and Visitors Authority
We try harder Avis
Yes We Can 2008 Obama presidential campaign


Presidential Campaigns of the 1800s

  • Historia americana
    • Eventos clave
    • Lo esencial
    • Personajes históricos importantes
    • Presidentes de Estados Unidos
    • Historia de los nativos americanos
    • revolución Americana
    • América se mueve hacia el oeste
    • La edad dorada
    • Crímenes y desastres
    • Los inventos más importantes de la revolución industrial

    The campaigns that elected presidents in the 1800s were not always the quaint affairs we imagine them to be. Some of the campaigns were noteworthy for rough tactics, accusations of fraud, and image-making that was far from reality.

    These articles about some of the most significant campaigns and elections of the 1800s highlight how politics changed throughout the century, and how some of the most familiar aspects of modern politics developed throughout the 19th century.


    "Make America Great Again," like Reagan and Clinton

    The slogan “Make America Great Again” is one that ignites emotion in many people for many different reasons. For supporters of President Trump, it signifies hope and optimism. For opponents of President Trump, it signifies social regression and hatred. But the slogan itself has a more nuanced past that transcends its more recent usage. Before it came to represent so many different things to so many different people in the 2016 election, it was used by both President Ronald Reagan and President Bill Clinton.

    Ronald Reagan used the slogan in his 1980 Presidential campaign. Here’s Reagan saying it in 1980.

    Bill Clinton spoke the words on several occasions, including his announcement of his presidential candidacy. Here’s Bill Clinton saying it in 1991. Clinton apparently forgot about this in 2016 when he proclaimed the phrase is a racist dog whistle to white Southerners. But then again, we have no idea what President Clinton’s interpretation of “is” could be for his accusation, given Clinton’s record of saying things like “It depends on what the meaning of the word ‘is’ is. If—if he—if ‘is’ means is and never has been that is not—that is one thing.”

    Despite the cheap shot that I just took at President Clinton, in the current period of identity politics, “Make America Great Again” indicates to some minority groups that America is unwelcoming. This should be directly addressed by President Trump in a message crafted to appeal to the moral foundations of both liberals and conservatives, which differ according to research by Jonathan Haidt. Graham, Haidt, and Nosek (2009) showed evidence that liberals emphasize the moral foundations of harm/care and fairness/reciprocity, while conservatives emphasize those as well as ingroup/loyalty, authority/respect, and purity/sanctity. The message should be articulated to speak to each of these. For the slogan to remain viable it can’t be divisive and it must be understood by everyone. I realize that it was built to win elections, and did so successfully. However, a re-election campaign is different from a primary and an initial national election. The message is the same, but clarifying to people outside of his voter base what it is and what it is not will maximize the President’s chances of re-election. The message must engage everyone in a positive way.

    Where did President Trump develop his idea for the slogan? According to Tumulty’s (2017) interview with Trump for El Washington Post, President Trump came up with the slogan after Mitt Romney lost the Presidential Election to Barack Obama in 2012. His initial idea was “We Will Make America Great,” which he quickly modified to “Make America Great.” However, he thought that this implied America had not been great previously. So he came up with “Make America Great Again” and trademarked it. At the time, President Trump said he did not know that it was used by Ronald Reagan. To President Trump, the slogan meant jobs, borders, security, law and order, and trade. Wilson’s (2018) article in Tiempo provides a review of the many variations on the slogan that have been trademarked by companies and citizens since President Trump’s campaign, all copying the slogan for their own wide-ranging marketing needs. See Pressman’s (2015) article in El Atlántico for an interesting comparison of President Reagan and President Trump from the perspective of 2015—before the monumental 2016 election. The comparison is interesting as an artifact of history, given the predictions of President Trump’s chances of success in the election at that time.

    America has been great before, but not for all groups of people. Making America Great Again in the future requires addressing different groups of the population in ways that promote equality. The modern message of Making America Great Again should incorporate inclusion and equality. Republicans, Democrats, Libertarians, and Independents differ in their vision for how to achieve this. As I have mentioned previously (State of the Union 2018 in my Psicología Hoy blog), if the slogan were a racist dog whistle, Trump would be doing a poor job of supporting white supremacist groups with many of his positions and rhetoric.

    President Trump’s policies are far more inclusive than his opponents believe him to be. Securing our borders is a step towards inclusion and equality. Evidence shows that group competition for limited resources increases discrimination and that mutual cooperation with equal status is necessary to decrease prejudice and discrimination, as demonstrated by classic social psychology studies such as the Robber's Cave Experiment (Sherif et al., 1961 Sherif, 1966) and the Jigsaw Classroom (Aronson, 1978). These conditions are impossible to meet when the borders are insecure and we have underclasses without equal opportunities to thrive. Read “Pervasive Myths About Immigrants” by Laura Collins, Deputy Director of the Economic Growth Initiative at the George W. Bush Institute, for a discussion of the value that immigrants have in our economy. President Trump’s willingness to negotiate DACA amnesty against the wishes of many in his own party demonstrates that he understands this.

    Presidents Reagan and Clinton at times both oversaw strong economies and their terms included periods of optimism from the nation. President Trump will be well served to capture that optimism, and to begin by clarifying his message to a wider range of voters. Considering that he is politically inexperienced, it is not surprising that he does not always articulate his message to all as clearly as he could. Hopefully he will learn to do so and bring people together. He can begin by developing the meaning of his slogan to appeal to all of the moral foundations (Graham, Haidt, & Nosek, 2009).

    It is time for Republicans and Democrats to work together to solve problems and stop grandstanding and watching poll numbers. It is time for us, the citizens of the United States, to come together to solve problems. It is time for us to Make America Great Again together, and to define that together as citizens in an inclusive way.

    Aronson, E. (1978). The jigsaw classroom. Beverly Hills, CA: Sage.

    Campbell, C. (2015, May 12). Donald Trump trademarked a Ronald Reagan slogan and would like to stop other Republicans from using it. Business Insider (online).

    Collins, L. (2018, Winter). Pervasive myths about immigrants. The Catalyst, 9. (online).

    Engel, P. (2017, January 18). How Trump came up with his slogan ‘Make America Great Again’. Business Insider (online).

    From the Starr Referral: Clinton Grand Jury Testimony, Part 4. (1998). The Washington Post (online).

    Graham, J., Haidt, J., & Nosek, B. A. (2009). Liberals and conservatives rely on different sets of moral foundations. Journal of Personality and Social Psychology, 96, 1029-1046.

    Levine, S. (2016, September 7). Bill Clinton says ‘Make America Great Again’ is just a racist dog whistle. HuffPost (online).

    Margolin, E. (2016, September 9). ‘Make America Great Again’—Who said it first? NBC News (online).

    Pressman, M. (2015, September 16). Donald Trump is Reagan’s heir. The Atlantic (online).

    Reagan, R. (1979, November 28). Political ad: “Let’s Make America Great Again” Reagan, 1980 [Television series episode]. Political Advertisement. NBC Learn K-12 (online).

    Sherif, M. (1966). In common predicament: Social psychology of intergroup conflict and cooperation. Boston: Houghton Mifflin.

    Sherif, M., Harvey, O. J., White, J., Hood, W., & Sherif, C. W. (1961). Intergroup conflict and cooperation: The Robber’s Cave experiment. Norman: Institute of Intergroup Relations, University of Oklahoma.

    Tumulty, K. (2017, January 18). How Donald Trump came up with ‘Make America Great Again’. The Washington Post (online).

    Wilson, C. (2018, January 8). ‘Make America High Again’ and 279 other ways people are ripping off Trump’s campaign slogan. Time (online).