La historia

¿Se cumplió con la solicitud de California de una valla fronteriza con México desde el Océano Pacífico hasta el Río Colorado?

¿Se cumplió con la solicitud de California de una valla fronteriza con México desde el Océano Pacífico hasta el Río Colorado?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En la sesión legislativa de California de 1965, se aprobó una resolución conjunta (capítulo 132, No. 44) implorando al presidente y al congreso que construyeran un:

valla a prueba de animales desde el Océano Pacífico hasta el Río Colorado a lo largo del límite internacional

(El océano Pacífico hasta el río Colorado es toda la frontera entre California y México)

e insistiendo en que:

Existe una legislación que autoriza a estas agencias a erigir cercas a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

(También hay otra resolución conjunta en el capítulo 27, número 5, que solicita la cerca y especifica que el INS y el Departamento de Agricultura tienen autoridad para construirla).

¿Cómo respondieron el presidente y el congreso a la solicitud de California de una valla fronteriza?


Las memorias de un legislador describen que Estados Unidos erigió en 1959 cercas de tela metálica en los cruces de canales en Mexicali para evitar la entrada de perros rabiosos. En ese momento, había muchos casos de rabia en Texas. La rabia es una amenaza real, aunque los temores de su entrada al país pueden haber sido exagerados o incluso racializados.

California puede haber pedido una cerca, pero me parece que el Congreso nunca se ocupó del tema. Wikipedia sugiere que las primeras barreras fronterizas se construyeron en 1994.

Vale la pena señalar que las Directrices para el control de la rabia canina de 1987 de la OMS ofrecen nueve técnicas "principales" para prevenir la transmisión a través de las fronteras, ninguna de las cuales es una valla fronteriza.


Frontera México-Estados Unidos

los Frontera México-Estados Unidos es un límite internacional que va desde Tijuana, Baja California e Imperial Beach, California, en el oeste, hasta Matamoros, Tamaulipas y Brownsville, Texas, en el este. La frontera, que separa a México y Estados Unidos entre sí, atraviesa una variedad de terrenos, que van desde las principales áreas urbanas hasta los desiertos inhabitables. Es la frontera internacional que se cruza con más frecuencia en el mundo, con aproximadamente 230.000 (2014 y 25.000 menos que en 2013) cruces legales cada día.

La longitud total de la frontera continental es de 1.954 millas (3.145 & # 160 km). Desde el Golfo de México, sigue el curso del Río Grande (Río Bravo del Norte) hasta el cruce fronterizo en El Paso, Texas, y Ciudad Juárez, Chihuahua hacia el oeste desde esa conurbación binacional cruza vastas extensiones del Desierto de Sonora y Chihuahua. , el delta del río Colorado, hacia el oeste hasta la conurbación binacional de San Diego, California, y Tijuana, Baja California, antes de llegar al Océano Pacífico. [1]


Un viaje a lo largo de toda la frontera entre Estados Unidos y México de 1,933 millas muestra la monumental tarea de asegurarla.

La apertura de puertas ha sido un evento recurrente desde 2013, permitiendo que las familias separadas por la frontera se reúnan brevemente. En noviembre pasado, incluso hubo una controvertida ceremonia de matrimonio.

Pero la Patrulla Fronteriza anunció este año que la puerta permanecerá cerrada.

El jefe del sector de la Patrulla Fronteriza de San Diego anunció en enero que la puerta ahora se usará "solo para fines de mantenimiento", y algunos sospechan que la inesperada boda transfronteriza tuvo algo que ver con eso.

El novio estadounidense, Brian Houston, había sido condenado por tráfico de drogas y no podía cruzar a Tijuana para casarse con su novia mexicana. Sin embargo, cuando la Patrulla Fronteriza realizó una verificación de antecedentes federales sobre él para participar en la ceremonia de fines de 2017, no surgieron banderas rojas.

Entonces, cuando surgió la noticia de la condena de Houston, los funcionarios estadounidenses estaban furiosos.

"Los agentes están molestos, sienten que se aprovechan de ellos, se sienten engañados", dijo Joshua Wilson, vicepresidente y portavoz del Local 1613 del Consejo Nacional de Patrulla Fronteriza. "Resulta que proporcionamos seguridad armada para una boda de cártel. "

El cierre de la "Puerta de la Esperanza" fue solo el último movimiento en una tendencia de años de sellar permanentemente las brechas a lo largo de la frontera entre California y Tijuana. Uno de los ejemplos más extremos es Smuggler's Gulch, que se muestra aquí en 2003.

Durante aproximadamente 100 años, el cañón abierto fue un exceso de actividad ilegal. Decenas de inmigrantes cruzaban a los Estados Unidos todas las noches, dando vueltas alrededor de los agentes de la Patrulla Fronteriza que generalmente eran superados en número y cuyo equipo de radio no funcionaba en el barranco.

El cañón sirvió como la ruta perfecta para los contrabandistas en la década de 1880 después de que Estados Unidos abriera el puerto de entrada de San Ysidro a unas pocas millas al este. Para evitar pagar aranceles o arriesgarse a la interferencia de los funcionarios de aduanas, la gente pasaba de contrabando de todo, desde ganado, caballos y ovejas, hasta opio, alcohol, puros y ropa interior de encaje.

Incluso un siglo después, el barranco todavía estaba plagado de delitos. Los migrantes que cruzaban ilegalmente la frontera allí se vieron obligados a pagar peajes por un pasaje seguro o soportar ser robados, agredidos o incluso violados.

Pero finalmente, a principios del siglo XXI, el gobierno de EE. UU. Había tenido suficiente.

Más de un siglo, $ 60 millones y 2 millones de yardas cúbicas de tierra después, así es como se ve Smuggler's Gulch ahora.

El cañón, que se había extendido aproximadamente 800 pies en su base, ahora está lleno de un montón de tierra de unos 180 pies de alto y varias capas de cercas que se extienden por la parte superior.

Smuggler's Gulch se llenó en 2009, el resultado de un esfuerzo de la administración Bush en 2005 que finalmente eliminó innumerables leyes estatales y regulaciones ambientales. Los ambientalistas locales estaban indignados por el relleno, citando las especies amenazadas, como el jaguar y el berrendo sonorense, que solían pisar el área.

Pero la administración Bush, impulsada por los ataques del 11 de septiembre, argumentó que la quebrada representaba un riesgo para la seguridad nacional y podría permitir el paso de terroristas.

Justo al otro lado de la frontera de San Diego, en la vecina Tijuana, es donde los transeúntes pueden vislumbrar las primeras etapas del muro fronterizo prometido por Trump.

Se erigieron ocho prototipos cerca del punto de entrada de Otay Mesa, y recientemente se sometieron a una serie de pruebas tácticas contra escaladores, excavadoras y equipos de ruptura.

Cuatro de los prototipos son de hormigón y cuatro se construyeron con "otros materiales". Varios tienen tubos o placas de metal en la parte superior para disuadir a los escaladores, y algunos tienen el componente "transparente" que Trump solicitó en caso de que los agentes de la Patrulla Fronteriza sean golpeados con "sacos de drogas" masivos catapultados sobre la pared.

Aunque Trump originalmente dijo que tenía la intención de elegir el "mejor" prototipo de las ocho opciones, los funcionarios de CBP han dicho que es más probable que las características de diferentes prototipos se mezclen y combinen entre sí, y dependan del terreno y la logística de áreas específicas. . Después de todo, los miles de kilómetros de frontera son muy variados.

A pesar de la burla del comentario de Trump sobre "sacos de drogas", el componente "transparente" fue "el factor más importante" para proteger la seguridad de los agentes de CBP, dijo recientemente el comisionado Kevin McAleenan a un comité del Congreso.

"Si vamos a tener una cerca o un muro justo en la frontera", dijo McAleenan, "nuestros agentes deben ver a través de ellos por seguridad".

Si bien gran parte de la frontera sur de California está asegurada por vallas o barreras para vehículos, dos tramos principales de tierra han permanecido algo ilesos. Uno, Otay Mountain Wilderness, incluye un pico de montaña de 3,500 pies conocido por su empinada subida y abundancia de tarántulas.

Aunque partes de Otay Mountain Wilderness permanecen despejadas, gran parte de ella está actualmente cruzada por una cerca de acero de 3.6 millas que se construyó en 2008 y costó $ 57.7 millones, uno de los sectores de barrera más costosos a lo largo de toda la frontera entre Estados Unidos y México.

A pesar de que los funcionarios de la Patrulla Fronteriza afirmaron hasta 2006 que no se necesitarían tales vallas en el desierto de la montaña Otay, la administración Bush cambió de rumbo abruptamente, renunciando a docenas de leyes ambientales para construir la valla.

Los grupos humanitarios locales parecían desconcertados por el razonamiento del gobierno.

"Me parece que, si alguien puede escalar las montañas en el desierto de Otay, una pared de 15 pies no hará la diferencia", dijo Pedro Ríos del Comité de Servicio de Amigos Americanos de San Diego en 2010.

El desierto de la montaña de Jacumba también ocupa una gran extensión de tierras fronterizas desnudas conocidas por sus condiciones brutales para los migrantes. Aunque los agentes de la Patrulla Fronteriza monitorean el área a caballo, el área es vasta y remota, y los migrantes a menudo mueren antes de que llegue la ayuda.

A diferencia de algunos de los rincones más remotos de la frontera sur de California, las ciudades hermanas de Calexico y Mexicali están densamente pobladas, indisolublemente unidas y se encuentran directamente encima de la frontera entre Estados Unidos y México.

Aunque Calexico en el lado estadounidense y Mexicali en el lado mexicano están separados por una valla fronteriza de metal alta, comparten gran parte de su población, cultura, historia y economía.

Calexico está poblado principalmente por hispanos y, a menudo, los residentes mexicanos viajan diariamente al lado estadounidense para trabajar. Mientras tanto, Mexicali ve una afluencia significativa de turistas y pacientes estadounidenses que buscan servicios de atención médica más baratos.

Al igual que California, Arizona también está cubierta casi en su totalidad por alguna forma de barrera artificial.

Por ejemplo, San Luis, Arizona, está amurallado de San Luis Río Colorado en México por barricadas fuertemente fortificadas, incluida una cerca de tres capas en ciertas partes.

Al igual que la estrecha relación entre Calexico y Mexicali, San Luis comparte gran parte de su población y economía con el vecino San Luis Río Colorado.

A lo largo de gran parte del desierto de Sonora, que se extiende por la frontera sur de Arizona, las barreras consisten únicamente en postes de cerca cortos que impiden que los vehículos crucen, pero que las personas pueden pasar fácilmente.

Las pequeñas barreras cruzan gran parte del Refugio Nacional de Vida Silvestre Cabeza Prieta y la Reserva Nacional Tohono O'Odham, que son conocidas por sus condiciones desérticas extremas y han visto un número creciente de muertes de migrantes en los últimos años.

Humane Borders, una organización local sin fines de lucro que ha estado trabajando junto con la Oficina del Médico Forense del Condado de Pima, ha estado mapeando las ubicaciones de las muertes de migrantes, muchas de las cuales ocurren debido a la exposición o deshidratación en el desierto seco e insoportablemente caluroso.

"En los últimos años, hemos visto una tendencia de más cruces en las partes extremas del desierto occidental", dijo a Business Insider Dinah Bear, presidenta de la junta directiva de la organización sin fines de lucro Humane Borders.

Los máximos en el verano promedian los 100 grados Fahrenheit, con registros que alcanzan los 117 grados Fahrenheit.

La mayoría de los cadáveres encontrados en Arizona en 2018 hasta ahora fueron descubiertos cerca de la Reserva Nacional Tohono O'Odham.

Humane Borders administra decenas de estaciones de agua esparcidas por la frontera sur del estado cerca de Tucson, donde migrantes deshidratados y a menudo desesperados buscan ayuda humanitaria o incluso intentan ser rescatados por agentes de la Patrulla Fronteriza.

Aunque el grupo todavía utiliza a algunos migrantes en sus estaciones de agua, Bear dijo que ha observado una disminución importante en la cantidad de personas que cruzan la frontera.

Si bien en la década de 1990 era común ver grandes grupos de 20, 30 o incluso 40 migrantes a la vez, Bear dijo que los voluntarios de Humane Borders generalmente solo ven a una o dos personas a la vez en estos días.

"La mayoría de los migrantes ahora no vienen de México. Vienen de Centroamérica, que está mucho más lejos", dijo Bear. "Entonces, para cuando llegan a la frontera, ya están en muy mal estado; acaban de viajar desde mucho más lejos".

Bear dijo que ahora es mucho más común para las organizaciones sin fines de lucro encontrar restos humanos que encontrar migrantes vivos.

"Cuando vemos a un migrante, en las muy pocas ocasiones que vemos en estos días, inevitablemente nos piden que llamemos a la Patrulla Fronteriza, porque están en muy mal estado y necesitan ayuda", dijo.

Más al este, elevándose desde el suelo del desierto de Arizona, hay un archipiélago de tierras fronterizas montañosas llamadas Sky Islands, que albergan miles de tipos diferentes de especies que no podrían sobrevivir a solo millas de distancia en el desierto de Sonora.

Es esta parte de Arizona la que tiene más que perder con la construcción de la barrera que se ha acelerado en los últimos años. Los muros fronterizos no solo separan a las personas, sino que también separan plantas y animales.

Los científicos y los funcionarios de vida silvestre han estado observando las tendencias que se desarrollan lentamente en los últimos años a medida que se levantan más y más vallas fronterizas.

Los conservacionistas han observado solo tres jaguares que han ingresado a Arizona desde México desde 2012, aunque eran comunes en los desiertos del estado hace décadas.

Otros mamíferos grandes como los pumas, el borrego cimarrón y los osos también habitan en las Islas del Cielo y es probable que se enfrenten al desplazamiento o la interrupción del hábitat si el gobierno extiende la cerca fronteriza o construye un nuevo muro alrededor del área.

Un biólogo de vida silvestre de la Universidad de Arizona, Aaron Flesch, dijo que un muro fronterizo intacto probablemente destruiría por completo los esfuerzos de conservación en curso para los gatos en peligro de extinción.

"Básicamente, no nos daría ninguna vía para la recuperación", dijo a Scientific American.

Pero a solo unas pocas millas de la cordillera, la seguridad fronteriza se ha convertido en un tema prioritario para los ganaderos de Arizona, que poseen tierras privadas a lo largo de la frontera sur del estado. Aunque a muchos no les gusta la idea de un muro fronterizo masivo que atraviese sus propiedades, algunos llevan mucho tiempo pidiendo al gobierno federal que los ayude a proteger sus tierras.

El ranchero de Arizona John Ladd es uno de esos propietarios que habla con frecuencia con los medios de comunicación sobre las dificultades para asegurar su rancho de 16,000 acres, que ha pertenecido a su familia durante 122 años.

Ladd ha dicho que apoya la idea de Trump de un muro, en ciertos lugares, pero también sabe que no será suficiente por sí solo para proteger su propiedad.

Dijo que con frecuencia ha soportado que los traficantes de drogas rompieran la valla de acero de 18 pies existente en su tierra mediante el uso de herramientas eléctricas, o incluso embistiendo con sus vehículos. También se ha sentido frustrado tanto por los migrantes como por los agentes de la Patrulla Fronteriza, quienes, según él, deambulan por su tierra a voluntad.

"Por Dios, es hora de que nos pongamos serios. Y si hace falta el ejército, entonces hazlo", le dijo a The Tucson Sentinel al enterarse del plan de Trump de desplegar la Guardia Nacional en la frontera.

Nuevo México se ha convertido en una frontera líder en los esfuerzos de la administración Trump para asegurar la frontera. Aunque su frontera de 180 millas actualmente está sellada principalmente por barreras cortas para vehículos, la construcción ya está en marcha en una nueva cerca de reemplazo.

El muro de reemplazo, autorizado por la administración Trump, no coincide con la estatura o complejidad de los ocho prototipos de muro fronterizo construidos en California. Pero los funcionarios han insistido en que el muro estilo bolardo fue el mismo que Trump prometió a los votantes a lo largo de su campaña.

A pesar de su persistencia, Trump se ha encontrado con numerosos obstáculos para construir su muro, el más significativo es la renuencia del Congreso a financiarlo.

En marzo, los legisladores rechazaron la solicitud de Trump de proporcionar $ 25 mil millones para el muro, para su disgusto. En cambio, el Congreso proporcionó solo $ 1.6 mil millones para seguridad fronteriza y cercas similares a las que ya existen a lo largo de la frontera.

Se espera que la construcción del nuevo muro demore aproximadamente 400 días y cueste $ 73.3 millones y todo por solo un tramo de 20 millas de territorio fronterizo.

Las autoridades dijeron en abril de 2018 que el muro tendría 18 pies, incluida una placa anti-escalada de 5 pies en la parte superior. El hormigón, relleno de barras de refuerzo, se adentra 6 pies en el suelo con 2 pies adicionales de hormigón colocados debajo.

A pesar del escepticismo de los reporteros durante el evento innovador el mes pasado, los funcionarios de la Patrulla Fronteriza insistieron en que la cerca de estilo bolardo era, de hecho, "el muro fronterizo del presidente".

Nuevo México también fue uno de los primeros en aceptar la financiación de Trump para un despliegue de la Guardia Nacional en la frontera y autorizó un total de 250, aunque el gobernador republicano del estado ha reducido ese número a 150 desde entonces.

Hasta ahora, ya se han desplegado alrededor de 80 soldados en el estado, y sus tareas consistirán principalmente en ayudar a los agentes del orden federales con apoyo aéreo y de vigilancia, así como en el mantenimiento de carreteras y vehículos.

Texas es el estado con, con mucho, el tramo de tierra más largo que limita con México y, sin embargo, el 91% de su frontera no tiene ninguna barrera hecha por el hombre.

Solo 115 millas de las 1,241 millas del estado están cercadas. La ciudad de El Paso se encuentra a lo largo del tramo más largo de cercas.

La longitud de la frontera de Texas viaja a lo largo del Río Grande, creando una barrera natural irregular y retorcida que crea problemas logísticos tanto para los que cruzan la frontera como para las autoridades estadounidenses que patrullan el área.

Una gran cantidad de leyes y regulaciones, desde tratados internacionales hasta requisitos para zonas de inundación, hacen que la construcción de muros a lo largo de la frontera entre Texas y México sea una tarea abrumadora.

Todos esos obstáculos significan que cuando se construye la cerca, generalmente termina colocándose tierra adentro, atravesando propiedad privada. Y los terratenientes de Texas no han sido muy amables en el pasado con los funcionarios del gobierno que intentan apropiarse de sus tierras.

"Desafortunadamente, tenemos que ir a procedimientos judiciales en algunos casos", dijo el comisionado de CBP Kevin McAleenan a un comité del Congreso en abril.

Las complejidades de los casos van mucho más allá de las disputas de precios con los terratenientes y, a menudo, se convierten en tediosas batallas judiciales sobre quién es dueño de la tierra y cómo saberlo, dijo McAleenan.

"Algunas de las escrituras se remontan a las concesiones de tierras españolas y son muy complejas para averiguar realmente quién es el propietario de la tierra", dijo. "Así que ese es un proceso de múltiples etapas, tratamos de hacerlo de manera colaborativa, abierta y consultiva".

Agregó que CBP tiene la intención de trabajar en una importante planificación inmobiliaria este año para allanar el camino para la futura construcción del muro fronterizo.

Los desafíos y peligros inherentes a patrullar la frontera de Texas llegaron a un punto crítico a fines del año pasado después de la muerte del agente de la Patrulla Fronteriza Rogelio Martínez cerca de Van Horn, Texas, unas 30 millas tierra adentro.

Martínez, de 36 años, murió el 18 de noviembre poco después de que los socorristas lo encontraran a él y a su compañero gravemente heridos cerca de una alcantarilla de drenaje a lo largo de la Interestatal 10 en Van Horn, Texas. Las autoridades dijeron que ambos hombres sufrieron lesiones traumáticas en la cabeza y que la pareja de Martínez no recuerda el incidente.

Los principales republicanos, incluidos el presidente Donald Trump, el senador Ted Cruz de Texas y el gobernador del estado Greg Abbot, se apoderaron de inmediato de la muerte de Martínez como evidencia de que la frontera entre Estados Unidos y México no está suficientemente asegurada. Llamaron a su muerte un "ataque" o una "emboscada".

"Oficial de la Patrulla Fronteriza asesinado en la Frontera Sur, otro gravemente herido", tuiteó Trump el 19 de noviembre. "Buscaremos y llevaremos ante la justicia a los responsables. ¡Construiremos, y debemos, construir el Muro!"

Sin embargo, el FBI y las autoridades locales han dicho que no encontraron evidencia que sugiera que los hombres fueron atacados. En cambio, el alguacil del condado de Culberson, Oscar Carrillo, ha dicho que parece mucho más probable que Martínez y su compañero cayeran en la alcantarilla accidentalmente, tal vez después de haber sido golpeados por un camión con remolque.

Una de las áreas más salvajes de Texas, que alberga algunas de las áreas de conservación más preciadas del continente, es el Parque Nacional Big Bend, que se encuentra en la curva en U irregular en el medio de la frontera entre Texas y México.

El enorme parque de 1,125 millas cuadradas actualmente no contiene barreras artificiales y alberga varios ecosistemas altamente precarios que han sido objeto de intensos esfuerzos de conservación en los últimos años.

Pero como uno de los trozos de tierra más grandes en Texas propiedad del gobierno federal en lugar de propietarios privados, se considera un lugar privilegiado para el muro de Trump.

El parque contiene ecosistemas de ríos, montañas y desiertos que sostienen poblaciones frágiles de osos negros y otros mamíferos grandes, que se están recuperando lentamente de una epidemia de caza excesiva que comenzó en la década de 1950.

Un muro, o cualquier tipo de barrera hecha por el hombre, podría arruinar décadas de trabajo para preservar el paisaje natural y proteger a los cientos de especies que viven dentro del parque, dicen los conservacionistas.

Los turistas que vienen por el paisaje en Big Bend a menudo también visitan Boquillas del Carmen, un pequeño pueblo mexicano que se encuentra al otro lado del Río Grande y al que solo se puede acceder en barco.

El pueblo es el hogar de solo 140 personas, que en gran parte subsisten de una economía turística, vendiendo obras de arte y baratijas hechas a mano a los estadounidenses que se aventuran a cruzar el río.

Por lo general, a los turistas se les cobra $ 5 por un viaje a través de la frontera entre Estados Unidos y México en un bote de remos, y luego toman una camioneta o un burro para el viaje de una milla hasta la ciudad. Los visitantes se registran en la aduana mexicana en un pequeño tráiler blanco antes de ingresar a Boquillas del Carmen.

Los residentes de Boquillas han temido durante mucho tiempo que el muro de Trump pudiera cortar el flujo de turistas, que esencialmente proporcionan su único ingreso.

El sureste de Texas es una de las principales prioridades de la administración Trump a lo largo de toda la frontera entre Estados Unidos y México.

Algunos tejanos han estado esperando tanto tiempo que el gobierno asegure la frontera que han tomado el asunto en sus propias manos. En todo Texas, así como en otros estados fronterizos, civiles armados han formado grupos de voluntarios para patrullar las zonas fronterizas y detener o informar a la Patrulla Fronteriza a los presuntos cruces fronterizos ilegales.

Uno de esos grupos son los Voluntarios de la Frontera de Texas, que comenzaron en 2006 como una rama de los entonces populares grupos de patrulla Minutemen.

El portavoz de TBV, Jim Gibson, dijo a Business Insider que el grupo ha observado una caída masiva en el tráfico que cruza la frontera en los últimos años. Atribuyen el cambio menos a las duras palabras de Trump sobre la seguridad fronteriza y más a la tecnología mejorada que ahora usan los agentes de la Patrulla Fronteriza y las autoridades estatales.

Para TBV, que patrulla tierras privadas a unas 70 millas tierra adentro cerca de Falfurrias, la tecnología mejorada significa que la Patrulla Fronteriza está "respondiendo más rápido" al tráfico de migrantes, que "nunca tiene la oportunidad de llegar a donde estamos".

Gibson dijo que la tecnología, combinada con el aumento de la mano de obra de las tropas de la Patrulla Fronteriza y la Guardia Nacional, finalmente marcará una mayor diferencia en la seguridad de la frontera que cualquier muro físico.

"Esta es mi opinión: la barrera física es sólo un aspecto de lo que se necesitará para solucionar el problema", dijo Gibson. "Hasta que nuestras legislaturas comiencen a ocuparse de cuestiones como el empleo, los servicios sociales, la ciudadanía por nacimiento y todos los demás imanes que atraen a la gente aquí en primer lugar, encontrarán la manera de llegar aquí".

Continuó: "Seamos realistas. Algunas personas ven este muro como una barrera sólida que se extiende de un extremo a otro de la frontera. Eso nunca sucederá".

Aunque los agentes de la Patrulla Fronteriza siempre están cerca y mdash incluso hay un puesto de control cerca del grupo en Falfurrias y mdash, el grupo dice que pueden ayudar a los agentes al detectar posibles migrantes y contrabandistas mientras atraviesan la propiedad privada.

Gibson dijo que los voluntarios de TBV deben cumplir con varias reglas antes de poder unirse. La primera es que deben tener una licencia de armas oculta, otra es que solo pueden portar pistolas, absolutamente nada de armas largas, lo que podría intimidar innecesariamente tanto a los migrantes como a los terratenientes y podría resultar en lesiones graves.

Pero la regla más importante para los voluntarios es que nunca pueden aprehender a las personas por sí mismos. En cambio, envían por radio la ubicación de los presuntos migrantes a los agentes de la Patrulla Fronteriza, y solo se acercan a los migrantes si parecen necesitar ayuda desesperadamente.

Gibson dijo que una vez sorprendieron a algunos voluntarios atando a los migrantes mientras esperaban a que llegara la Patrulla Fronteriza, y esos voluntarios fueron despedidos del grupo de inmediato.

"Incidentes como ese es lo que puede hacer que no solo nos echen de las propiedades, sino que las fuerzas del orden digan: 'Que te jodan, no estamos trabajando contigo", dijo Gibson.

El grupo se toma su trabajo en serio. Y aunque Gibson dijo que personalmente no siente animosidad hacia los migrantes que buscan una vida mejor en Estados Unidos, él y otros miembros del grupo creen que cruzar la frontera ilegalmente es una simple cuestión de bien o mal.

"La frontera es un problema y esta es una oportunidad para que seamos proactivos y hagamos algo que pueda ayudar", dijo Gibson. "Ahora, no somos una solución milagrosa, no estamos resolviendo todo, pero es una oportunidad para que hagamos algo productivo, ayudando a las fuerzas del orden público, ayudando a los propietarios de las tierras, y eso nos satisface enormemente".

A medida que la administración Trump continúa exigiendo que el Congreso financie el muro fronterizo, áreas como el Parque Estatal Bentsen-Rio Grande Valley están cada vez más preocupadas por los efectos que una gran barrera de concreto tendría en sus paisajes.

El Parque Estatal Bentsen-Rio Grande Valley ya ha sido marcado como un lugar que la administración Trump tiene la intención de aislar.

Según documentos obtenidos por el Texas Observer, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE. UU. Ya ha trazado un mapa que muestra 15 segmentos diferentes donde la administración Trump planea erigir aproximadamente 33 millas de muro.

En el caso del parque Bentsen-Rio, el muro planeado dividiría en dos la reserva natural de 797 acres.

Pero el vecino Refugio de Vida Silvestre de Santa Ana ha logrado escapar del mismo destino y mdash en un paquete de gastos de $ 1.6 billones que el Congreso aprobó a principios de este año, los legisladores dijeron explícitamente que Santa Ana estaría exenta de cualquier nueva construcción de muro fronterizo.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE. UU. Inicialmente señaló el refugio de vida silvestre de tres millas como uno de los lugares más fáciles para erigir un muro fronterizo, ya que la tierra ya es propiedad del gobierno federal.

Pero el Congreso escuchó las preocupaciones de los conservacionistas sobre la destrucción de una gran parte de la tierra natural por el bien de un muro fronterizo.

La exención muestra el proceso político muy tenso detrás de la regulación de la construcción del muro.

Si bien los ambientalistas persiguen todas las victorias que pueden, se han quejado de la arbitrariedad de las decisiones de los legisladores sobre qué tierras se consideran dignas de conservación y cuáles no.

Quizás el segmento más notorio de toda la frontera entre Estados Unidos y México es el Valle del Río Grande, que en los últimos años se ha convertido en un punto de acceso para los migrantes y los traficantes de drogas. Tropas de la Guardia Nacional desplegadas allí a pedido de Trump.

Aunque los arrestos en el cruce fronterizo en general se han desplomado durante años bajo las administraciones de Obama y Trump, el Valle del Río Grande es donde gran parte de la actividad ilegal tiene lugar a lo largo de la frontera.

El comisionado de CBP, Kevin McAleenan, dijo al Congreso recientemente que el valle se ha convertido, con mucho, en la máxima prioridad de la agencia.

"Ahí es donde hemos visto el 50% del tráfico cruzando nuestra frontera. Tanto un aumento en unidades familiares y niños, pero también narcóticos duros ... un aumento en criminales endurecidos y contrabandistas", dijo McAleenan.


Jueves, 29 de diciembre de 2005

Hal Rothman es profesor de Historia en UNLV. Su columna aparece el domingo.

Feliz Navidad. Si no sabe lo que eso significa, será mejor que lo averigüe.

El cambio demográfico más significativo en Las Vegas en los últimos 15 años no es el surgimiento de una comunidad de jubilados ni el crecimiento de una clase media-alta trasplantada. Es, de todo corazón y sin duda, el notable crecimiento de la población de apellido español.

Ningún grupo de personas se ha vuelto más visible en los últimos años en Las Vegas que los latinos. Han venido de todas partes, del este de Los Ángeles y ahora del centro sur, cada vez más latinos en lugar de afroamericanos.

Parten de México en masa, huyendo de la pobreza de las ciudades y la opresión del altiplano. Viene gente de clase media de Nicaragua, Salvador, Guatemala y Panamá, huyendo de los peligros anárquicos y a menudo letales de la vida en sociedades con ejércitos privados y pobreza desenfrenada, donde viajar en limusinas rodeadas de escoltas armados te convierte en un objetivo. Los filipinos llegan en una corriente cada vez mayor. Incluso hemos importado el programa que Fidel Castro no quiere que veas.

Todos los sospechosos habituales han denunciado el proyecto de ley de control de inmigración aprobado este mes por la Cámara de Representantes de Estados Unidos. En lugar de representar la bota del fascismo, el proyecto de ley, patrocinado por el representante Jim Sensenbrenner (R-Wis.), Es una respuesta tardía a la indignación del público por la negativa de Washington a hacer cumplir las leyes de inmigración.

La población ilegal en los Estados Unidos ha crecido a unos 11 millones de personas, no porque la inmigración sea una especie de fuerza irresistible, como las mareas o el clima, sino porque los intereses especiales que se benefician de la inmigración descontrolada: empleadores de mano de obra barata, presión étnica grupos, organizaciones de izquierda, abogados de inmigración, no están contrarrestados por ningún interés especial que se beneficie de los controles de inmigración.

Elgin continuó siguiendo una tendencia nacional en 2005 cuando el Hospital Sherman dio a luz al mayor porcentaje de bebés hispanos en su historia.

De los 2.429 bebés nacidos en Sherman en lo que va del año, el 58,2 por ciento eran hispanos, dijo un portavoz del hospital. Eso se compara con el 56,1 por ciento en 2004 y el 55,3 por ciento en 2003.

CIUDAD DE MÉXICO - Ni siquiera se ha construido, pero ya una cerca propuesta de 15 pies de alto a lo largo de casi un tercio de la frontera entre Estados Unidos y México ha encendido ardientes pasiones en ambos lados de la línea internacional.

Para los partidarios acérrimos, la valla propuesta no es solo de metal y concreto, es una forma de ayudar a proteger a Estados Unidos, reducir el crimen y reducir la amenaza del terrorismo.

Pero algunos críticos dicen que tal barrera es inhumana y mal concebida, una pesadilla logística que podría poner en peligro las economías fronterizas locales, amenazar el medio ambiente y, en última instancia, costar a los contribuyentes estadounidenses miles de millones y miles de millones de dólares.

La propuesta de la cerca, que fue aprobada abrumadoramente en la Cámara de Representantes el 16 de diciembre, exige una barrera de doble capa a lo largo de algunos de los tramos más vulnerables de la frontera de 1,951 millas, incluida una sección de 227 millas del Río Grande en Texas. .

Informe de transacciones de divisas
Controvertido para algunos, esencial para todos


$ 4,7 millones en moneda de contrabando incautada, algunas aún en sus envoltorios de la Reserva Federal. Los requisitos de informes de la BSA obligan a los delincuentes a utilizar métodos peligrosos y vulnerables para mover y almacenar sus ganancias.

La inmigración ilegal o fraudulenta a los Estados Unidos es una herramienta importante en las cajas de herramientas de los enemigos de Estados Unidos, y ha sido explotada incansablemente y, trágicamente, con demasiado éxito.

Los problemas resultantes de las fronteras dóciles y porosas de los Estados Unidos se han extendido más allá de las preocupaciones socioeconómicas del bienestar ruinoso y las cargas de atención médica y el desempleo. El tema de la inmigración se ha elevado a un problema crítico de seguridad nacional que exige nuestra atención.

MONTGOMERY, Ala. - Un juez estatal podría dictaminar pronto si Alabama debe dar exámenes de licencia de conducir solo en inglés o puede evaluar a los conductores potenciales en otros 12 idiomas como lo ha hecho desde 1998.

Una batalla legal de larga duración enfrenta a los defensores que solo hablan inglés aquí contra el estado y los grupos de derechos civiles. El tema de la licencia de conducir, que los estados han abordado durante décadas, es parte de un debate sobre inmigración que ha llegado al Congreso y las legislaturas estatales.

Seis estados todavía requieren que los residentes tomen los exámenes escritos en inglés, dice K.C. McAlpin, executive director of ProEnglish, an Arlington, Va.-based organization that supports laws or constitutional amendments declaring English the USA's official language. It also defends the rights of states to make English the official language of government operations.

The Mexican government, and its American allies, are not content with merely advising Mexican nationals about how to evade U.S. immigration law enforcement on their way into the U.S.

They now offer advice about how to use the latest in U.S. law to change status from illegal alien to permanent legal resident after arrival.

Using the Spanish-language media, Mexican consulates in California , Arizona , Texas and Illinois are advertising the benefits of the soon-to-be issued U-visa directly to individuals they know are in the U.S. illegally


México

a state in central Mexico. Area, 21,500 sq km. Population, 3.8 million (1970). The administrative center is Toluca. Most of the area is mountainous, with elevations reaching 4,373 m. Agriculture is dominated by small-scale farming. The principal crops are corn, beans, and, in the Lerma Valley, vegetables, oil-seed plants, and fruit. There is dairy farming and sheep raising near Toluca. The state accounts for about one-seventh of the capacity of Mexico&rsquos electric power plants, 13 percent of the people employed in manufacturing, and 15 percent of the value of the manufacturing industry&rsquos output. The leading industrial cities are Toluca, Cuautitlan, and Tlalnepantla, which form a conurbation.


Geología

The land on which San Diego–Tijuana sits is due west of a major transform fault. The transform fault, known as the San Andreas Fault was created during the Cenozoic Era by the movements of the Pacific Plate and North American Plate. The region experiences earthquakes and felt the shocks of the 2009 Gulf of California earthquake and 2010 Baja California earthquake. [39] [40]

The main mountain ranges of the Peninsular Ranges ridging eastern San Diego–Tijuana are the Palomar Mountains, Laguna Mountains, Sierra de Juárez, and the peaks of the Cuyumacas including Cuyamaca Peak. The highest points are located in the Lagunas at 6,378 feet (1,944 m) and in the Cuyumacas at 6,512 feet (1,985 m) while the highest is the peak of Hot Springs Mountain at 6,535 feet (1,992 m). [41] [42] These mountain ranges constitute part of the Salinian Block, a largely granitic terrane dating back to the Mesozoic era and thus explaining the abundance of such stone throughout the region. Once part of the North American Plate, the Salinian block broke off due to the formation of the San Andreas Fault and rift resulting in the Gulf of California and its extension of the Salton Trough.

The faults nearest the urban area are the Elsinore and Laguna Salada faults, both secondary to the San Andreas fault.

Major coastal water bodies

The region is set with many natural coastal harbors, estuaries, inlets, lagoons, and bays. These included the major water bodies known as:


Opinion: State water board choice is key to providing clean water for all

California’s drought highlights the importance of an appointment sitting on Gov. Gavin Newsom’s desk – filling the final seat on the State Water Resources Control Board. This is a critical agency appointment at a critical time. The drought highlights many inequities in California water policy. Disadvantaged communities in Stockton face the prospect of a drought summer plagued by harmful algae blooms in Delta rivers. Those algae outbreaks, which can harm children and kill pets, are caused by excessive nutrients and inadequate freshwater flow.
-Written by Belinda Faustina, a strategic advisor with Los Angeles Waterkeeper, and Barbara Barrigan-Parilla, the executive director of Restore the Delta.


Thursday, August 11, 2011

Human error blamed for border fence failure in storm

Arizona Daily Star
August 11, 2011
by Brady McCombs

Storm gates that were supposed to be open on a section of border fence near Lukeville were not raised Sunday because of a "breakdown in internal communication," which resulted in about a 40-foot stretch of mesh fencing being knocked over by rainwater rushing through a wash, an official said.

"The issues that caused this breakdown are being addressed to ensure no similar issues occur in the future," Border Patrol spokesman Lloyd Easterling said in an email. The gates were installed as part of a $24 million drainage improvement project.

What's supposed to happen, Easterling said, is for the gates to be lifted before major predicted rainfall with heavy machinery and secured in place until the storm is over. Customs and Border Protection is responsible for raising them, he said.

"The goal of the gates is to allow the debris and vegetation that collects in the run-off to be passed through the fence so as to not disrupt the drainage," Easterling wrote in the email.

But that didn't occur Sunday when 1.5 to 2.5 inches of rain fell in the area upslope from the place where the fence failed, according to the National Weather Service. With debris stuck at its base, the fence acted as a dam, causing the water to pool up and gain force.

The 5.2-mile stretch of fence was built by Kiewit Western Co. for $21.3 million. Organ Pipe Cactus National Monument officials warned Homeland Security before it was built that they were concerned that the fence design would impede the flow of floodwater across the border.

Sunday night's storm damage marked the first time any part of this 5.2-mile stretch of fence had been knocked down by floodwater since it was built in 2007-2008. However, the incident was the latest in a series of challenges for the barrier during rainstorms, said Organ Pipe Cactus National Monument Superintendent Lee Baiza.

In July 2008, stormwater pooled behind the fence and flooded into the Lukeville Port of Entry and private businesses, causing damage.

In 2010, Customs and Border Protection retrofitted about 20 sections of pedestrian fence along the U.S.-Mexico border with vertical gates as part of a $24 million project that also included adding scour protection at 94 washes that sit along the fence to preserve roads and fence foundations.

Officials also permanently anchored to the ground about 17 sections of Normandy-style vehicle barriers to prevent them from washing away and damaging property during storms, Easterling said.

It's not clear yet how much it will cost to fix the broken fence, Easterling said. In the meantime, the Border Patrol has made strategic adjustments in that area to monitor illegal crossings, he said.

Critics say the entire 5.2-mile stretch of the faulty design should be replaced. But Easterling said there are no plans to replace it.

The agency is "still optimistic that if the gates are opened prior to the major rain events that they will function as designed," Easterling said in the email.


Tuesday, July 20, 2010

Be Careful What You Wish For

Jan Brewer, the Governor of Arizona, says the funniest things. Especially about immigrants. Ok, I’ll admit that SB 1070, the state’s vicious anti-immigrant legislation, is nothing to laugh about. But when Brewer went on local television in early July she cracked me up.

¿Por qué? Because she told astonished viewers that Arizona police have begun to stumble on bodies buried in the desert that have been beheaded. Beheaded by those nasty immigrants she has been warning us about. Really, she said that.

Of course there is no truth to this preposterous allegation. Nor is there any basis for her claims that the “terrible border security crisis…has gotten worse.” Quite the reverse: the U. S. Borderlands are among the safest places in the United States, and getting more so. Then there is Brewer’s remarkable assertion that the majority of immigrants crossing into Arizona are drug dealers, mules or addicts. Investigations by journalists, Border Patrol officials, and county medical examiners have produced not a shred of evidence to support this and other of her bizarre rants.

Just as baseless is Senator John McCain’s frenzied claims that the state he represents is the “No. 2 kidnapping capital in the world.” Arizona has experienced nothing like the wave of kidnappings that mar social life in Africa, Asia and Central America indeed, its figures are dropping, which suggests that the once-principled presidential candidate has gone off the deep end.

In this he has good company in the wacky State Senator Sylvia Allen. She has been blustering of late that "in the last few years 80 percent of our law enforcement that have been killed or wounded have been by an illegal." Arizona police departments have been quick to denounce her false charges.

All these lies have a purpose: the GOP in Arizona and across the nation has been flogging anti-immigrant horror stories to terrorize voters. The party wants to whip up its political base and drive independent voters into its ranks. Its fearmongering tactics and eagerness to incite racial prejudice, aided and abetted by right-wing talk radio and television, are also designed to cut into President Obama’s popular support and the Democratic Party’s congressional majority. This summer’s GOP craziness is all about the November 2010 elections.

Yet in so operating Republicans are proving to be certifiably crazy. They swear they want to include Latinos in their “Big Tent” coalition they recognize--or at least the savviest of them do--that being inclusive is the only way that the GOP can remain a national party it cannot otherwise survive in our twenty-first nation of immigrants. Perhaps it does not wish to: how else explain its sanctioning of repeated and vicious assaults on Hispanics, the very voters with whom they claim such great affinity?

The political impact of GOP anger and hostility is captured in the latest LatinoMetrics poll. It shows that the economy is no longer Latinos key worry--immigration is. And this change in focus came about in just six months, the exact period of time when Arizona politicians and others began to lambast immigrants. Latinos have taken notice. As one commentator told the Los Angeles Times: “Latinos are feeling less optimistic and more under siege.” Embattled, they are ready to fight back. They “have taken offense to the way immigrants have been demonized by politicians and political interest groups,” said Brent Wilkes, LULAC Executive Director, “and are prepared to vote accordingly.”

Come November, a crazed Jan Brewer may be just what the Democrats needed to maintain power. How funny is that?


Char Miller is W. M. Keck Professor and Director of the Environmental Analysis Program at Pomona College, Claremont CA. He is author of Deep in the Heart of San Antonio: Land and Life in South Texas and a columnist for the Rio Grande Guardian, where this essay originally appeared.


An ongoing problem with any border barriers are weak spots — even in the fenced-off parts of the Texas border, the barriers are dotted with major gaps that undermine the entire structure.

The golf course was popular among Mexican-Americans for decades, but in 2006 found itself in a tight spot after Congress passed the Secure Fences Act.

When the Homeland Security Department eventually began constructing the border fencing several years later, they chose a spot on the levee, leaving the course trapped outside the fence, on the Mexican side.

The move had a direct impact on the business, and after roughly 50 years of operation, the golf course shut its doors for the last time in 2015.


Ver el vídeo: Juegos de libertad: instalan un sube y baja a través de una valla en la frontera entre EEUU y México (Mayo 2022).