La historia

7 engaños históricos

7 engaños históricos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

1. Plato de latón de Drake

Una vez considerado un importante descubrimiento arqueológico, Drake's Plate fue un marcador de bronce inscrito encontrado en 1936 en el norte de California, donde se cree que fue dejado en 1579 por el explorador Francis Drake y la tripulación del Golden Hind cuando aterrizaron en la costa de California y reclamó el territorio de Inglaterra. El artefacto pasó a aparecer en los libros de texto escolares y se exhibió en todo el mundo. Sin embargo, en 1977, los investigadores que realizaron análisis científicos en la placa antes del 400 aniversario del aterrizaje de Drake descubrieron que el artefacto era falso, producido en los tiempos modernos. No estaba claro quién estaba detrás del engaño hasta 2003, cuando los historiadores anunciaron que la placa había sido creada como una broma por conocidos de Herbert Bolton, profesor de historia en la Universidad de California, Berkeley, y director de la Biblioteca Bancroft de la escuela de 1920 a 1940. Antes de que los bromistas pudieran revelar la verdad, Bolton, que había estado interesado durante mucho tiempo en Drake, consideró que la placa era auténtica y la adquirió para la biblioteca.

2. Arqueoraptor

En 1999, la revista National Geographic promocionó el descubrimiento de un fósil de dinosaurio emplumado llamado Archaeoraptor liaoningensis, afirmando: "Con brazos de un pájaro primitivo y la cola de un dinosaurio, esta criatura encontrada en la provincia de Liaoning, China, es un verdadero eslabón perdido en el compleja cadena que conecta a los dinosaurios con las aves ". Sin embargo, solo unos meses después, se reveló que el famoso fósil de Archaeoraptor era falso, hecho de piezas de fósiles no relacionados. Una investigación determinó que las piezas fueron encontradas en 1997 por un granjero chino cazador de fósiles que cavaba en un pozo. Pegó los fragmentos y luego vendió el fósil a un comerciante chino, quien en 1999 se lo vendió al director de un museo de dinosaurios en Estados Unidos por 80.000 dólares. A partir de ahí, National Geographic se enteró del fósil aparentemente trascendental y pasó a publicar su historia. Después de que se supo que Archaeoraptor era una invención, los medios lo apodaron Piltdown Bird, una referencia al Piltdown Man, un engaño que involucra restos fósiles encontrados en Inglaterra en 1912 que supuestamente eran el eslabón evolutivo perdido entre los simios y el hombre primitivo.

3. Tiara de Saitaphernes

En 1896, el Museo del Louvre en París pagó a los comerciantes de antigüedades rusos 50.000 dólares por una tiara de oro aclamada como una obra maestra del período helenístico y que se cree que fue un regalo de la antigua colonia griega de Olbia a un rey escita, Saitafernes. Los académicos pronto comenzaron a cuestionar la autenticidad de la tiara, que presentaba escenas de "La Ilíada", pero el museo negó los cargos de que su adquisición fuera una falsificación. Con el tiempo, sin embargo, los funcionarios del Louvre se enteraron de que la tiara probablemente había sido producida por un orfebre moderno de Odessa, Ucrania, llamado Israel Rouchomovsky. Buscando pruebas, lo llevaron a París en 1903 y le hicieron replicar una parte de la tiara. Rouchomovsky afirmó que no tenía ni idea de que los marchantes de arte que le encargaron el casco unos años antes de que el museo lo comprara tenían la intención de cometer fraude. En lugar de arruinar a Rouchomovsky, la atención del escándalo impulsó su carrera y provocó una demanda por su trabajo.

4. Gigante de Cardiff

En 1869, los trabajadores que cavaban un pozo en una granja en Cardiff, Nueva York, descubrieron lo que parecía ser el cuerpo de un anciano petrificado de tres metros de altura. El descubrimiento rápidamente causó sensación en el público, y algunos expertos científicos fueron engañados para que pensaran que el llamado Gigante de Cardiff era históricamente significativo. De hecho, el gigante fue una creación de George Hull, un fabricante de cigarros y ateo de Binghamton, Nueva York, que viajaba por negocios en Iowa cuando se vio envuelto en un debate con un ministro sobre un pasaje del Libro del Génesis: " Había gigantes en la tierra en aquellos días ". Hull decidió idear el gigante como una forma de burlarse de personas como el ministro que interpretó la Biblia literalmente; también pensó que podría ganar algo de dinero en el proceso. En 1868, contrató escultores en Chicago para producir una figura humana a partir de una enorme losa de yeso. El producto terminado fue enviado a la granja de Cardiff de un hombre que Hull conocía, William “Stub” Newell, y enterrado allí. Al año siguiente, Hull ordenó a Newell que contratara trabajadores para que cavaran un pozo en el lugar donde habían enterrado al gigante. Después de que se desenterró la figura, las multitudes acudieron en masa para verla y Newell cobró la entrada. Algunos científicos especularon que el hallazgo era un anciano petrificado, mientras que otros teorizaron que se trataba de una estatua centenaria hecha por sacerdotes jesuitas. Sin embargo, en poco tiempo, el respetado paleontólogo Othniel Charles Marsh declaró que el gigante era “de origen muy reciente y una patraña más decidida”, y en 1870 el engaño quedó al descubierto cuando los escultores se sinceraron.

5. Calaveras Skull

En 1866, los mineros del condado de Calaveras, California, desenterraron un cráneo humano enterrado a más de 30 metros de profundidad en una mina, bajo depósitos volcánicos. El cráneo terminó con el profesor de la Universidad de Harvard y geólogo del estado de California Josiah Whitney, quien anunció que era evidencia de la presencia de humanos en América del Norte durante el Plioceno, hace unos 5 o 2 millones de años. Sin embargo, pronto comenzaron a circular rumores por el condado de Calaveras de que los hombres locales habían plantado el cráneo como una broma. Según algunos relatos, Whitney (ahora el homónimo de la montaña más alta de California y los Estados Unidos continentales, el monte Whitney) fue un objetivo específico de los lugareños, que lo resentían. En 1992, la datación por radiocarbono indicó que el cráneo de Calaveras probablemente tenía unos 1.000 años.

6. Guerreros etruscos

Entre 1915 y 1921, el Museo Metropolitano de Arte de la ciudad de Nueva York adquirió tres guerreros de terracota etruscos de tamaño más grande que el real que se cree que fueron creados en el siglo V a. C. El museo exhibió las estatuas, supuestamente recuperadas de un sitio recientemente descubierto en Italia, en 1933 cuando abrió una galería con arte etrusco. Aunque algunos expertos cuestionaron la autenticidad de los guerreros, otros consideraron que las cifras eran reales. Sin embargo, en 1960, métodos de pruebas científicas recientemente desarrollados demostraron que los guerreros, por los que el Met había pagado una considerable suma, eran de origen moderno. Al año siguiente, las autoridades se enteraron de que un grupo de italianos había producido las falsificaciones décadas antes, basándose en parte en fotografías de pequeñas estatuas de guerreros etruscos exhibidas en otros museos.

7. Historia de la bañera

En 1917, un periódico de Nueva York, el Evening Mail, publicó una historia del estimado periodista H.L. Mencken titulada "Un aniversario olvidado", en la que escribió que los estadounidenses no habían conmemorado el reciente 75 aniversario de la invención de la bañera moderna. Proporcionó una variedad de supuestos hechos sobre la bañera, afirmando que había sido inventada en Cincinnati y que Millard Fillmore fue el primer presidente en poner una en la Casa Blanca, en 1851. Mencken incluso informó que tomar baños una vez estaba prohibido en ciertas partes de Estados Unidos porque los médicos los consideraban peligrosos para la salud de las personas. En realidad, la historia de la bañera de Mencken fue un engaño, con la intención de resaltar la credulidad del público estadounidense. Sin embargo, en los años siguientes, el artículo se reimprimió en varios periódicos y sus hechos inventados aparecieron en libros de referencia. Incluso después de que Mencken admitiera en forma impresa en 1926 el engaño, varias personas continuaron pensando que su historia inventada de la bañera era cierta.


Los engaños históricos de la Universidad George Mason

Los estudiantes de la Universidad George Mason, como parte del curso del profesor T. Mills Kelly, "Mentir sobre el pasado", han creado dos engaños populares: el "engaño de Edward Owens" y el "engaño del asesino en serie de Reddit". Uno de los objetivos del curso es crear un engaño generalizado en Internet. Como dijo el profesor Kelly en el programa del curso:

Cual es nuestro objetivo? Buzz, ¡por supuesto! ¡Viral! ¡Queremos que nuestro engaño sea recogido y difundido por Internet como un reguero de pólvora!


Separe la verdad de la ficción con estos 7 relatos de engaños históricos

Encontrado en el norte de California en 1936, Drake & rsquos Plate era un artefacto de bronce con inscripciones que se cree que fue un tesoro dejado por el explorador Francis Drake. Seguidos por su tripulación del buque Golden Hind, se dijo que habían abandonado la pieza cuando aterrizaron en la costa de California, listos para reclamar el territorio para Inglaterra. El plato pronto se convirtió en parte de la historia, llegando a ser mencionado en los libros de texto escolares, así como exhibido en todo el mundo.

Sin embargo, todo esto llegó a su fin en 1977, cuando los investigadores que realizaban análisis científicos en la placa descubrieron que el artefacto era falso y que en realidad se produjo en una era más contemporánea.

No fue sino hasta 2003 que los historiadores revelaron que la placa había surgido como una broma. Los colegas de Herbert Bolton, un profesor de historia de UC Berkeley, sabían que estaría fascinado por una pieza tan atemporal, ya que durante mucho tiempo había sido un fanático de la historia de Drake & rsquos. Así que los bromistas crearon esta & acirc & # 128 & # 152masterpiece & rsquo y, antes de que pudieran revelar su secreto, Bolton había aceptado la placa como auténtica y la había adquirido para la biblioteca donde también trabajaba.


6 falsificaciones arqueológicas que podrían haber cambiado la historia

Cuando un museo adquiere una gran colección de antigüedades donadas, no es raro que los curadores descubran que al menos algunas de ellas son falsas. Si bien la falsificación de artefactos es un lugar común, hay algunas falsificaciones que se han vuelto extremadamente famosas, a menudo porque su autenticidad habría tenido resultados que cambiaron la historia. Desde cráneos de cristal que se dice que son de la ciudad perdida de Atlantis (o extraterrestres) hasta una piedra rúnica que se dice que fue tallada por vikingos e incluso un engaño del "eslabón perdido", aquí hay seis artefactos, que se cree que son falsificaciones, que podrían haber cambiado. historia.

Donación de Constantino

Un documento falsificado, la Donación de Constantino se ha copiado y vuelto a copiar desde el siglo VIII. El original se perdió, pero los documentos que sobreviven hoy afirman que el emperador romano Constantino I otorgó al Papa Silvestre I, y a todos sus sucesores, la máxima autoridad sobre las tierras controladas por el Imperio Romano. "Entregamos al bienaventurado pontífice, nuestro padre Silvestre el Papa universal, y también nuestro palacio, como se ha dicho, como también la ciudad de Roma y todas las provincias, distritos y ciudades de Italia o de la regiones occidentales y cediéndolas, por nuestro don inviolable, al poder y la influencia de él o de los pontífices, sus sucesores, por decreto ", dice el documento latino (traducción de Ernest F. Henderson).

Cuándo exactamente se creó la falsificación es un tema de debate. Pero, durante la Edad Media, se usó como evidencia de que el Papa tenía autoridad sobre los gobernantes de Europa, ayudando al Papa en las negociaciones políticas. En el siglo XV, el erudito italiano Lorenzo Valla denunció el documento, publicando un extenso discurso sobre por qué es una falsificación.

Valla sabía que corría un riesgo al hacerlo. "¡Cómo se enfurecerán contra mí, y si se les brinda la oportunidad, con qué entusiasmo y con qué rapidez me arrastrarán al castigo!" escribió al comienzo de su libro (traducción de Christopher B. Coleman). Sin embargo, encontró el apoyo de los gobernantes de Europa que estaban cansados ​​de que el Papa usara el documento como una razón para interferir en sus asuntos.

La pintura, dibujada en la década de 1520 por un artista que trabajaba en el taller de Rafael (no necesariamente el mismo Rafael), se basa en la falsificación y representa a Constantino dando todas sus tierras al Papa Silvestre. El evento nunca tuvo lugar. La pintura se encuentra en la Ciudad del Vaticano. (Foto cortesía de Wikimedia.)

Hombre de Piltdown

En 1912, Arthur Smith Woodward, paleontólogo del Museo de Historia Natural de Londres, y Charles Dawson, un anticuario aficionado, informaron del descubrimiento de una nueva especie de humanos primitivos en Piltdown, Inglaterra. Creían que el humano primitivo, que se llamaba Eoanthropus dawsoni, podría remontarse a 1 millón de años.

En ese momento, no estaba claro si los primeros humanos vivieron en Gran Bretaña hace 1 millón de años y este descubrimiento habría proporcionado una prueba de ello.

Los hallazgos generaron escepticismo y, con el tiempo, Eoanthropus dawsoni se reveló que no era más que una mezcla de orangután y huesos humanos modernos. El descubrimiento atrajo una gran cantidad de publicidad. La pregunta de quién lo hizo y por qué sigue siendo incierta. Una nueva investigación de Chris Stringer del Museo de Historia Natural y sus colegas está ahora en marcha para tratar de encontrar respuestas.

Irónicamente, los arqueólogos de hoy en día han encontrado evidencia de humanos primitivos en Gran Bretaña. Aún se desconoce cuándo fue que los primeros humanos caminaron por las Islas Británicas, pero bien podría haber sido hace más de 1 millón de años.

Esta pintura muestra a un grupo de científicos mirando por encima de los huesos. (Foto cortesía de Wikimedia.)

Piedra rúnica de Kensington

En 1898, un granjero llamado Olof Ohman descubrió una piedra grabada con runas cerca de la ciudad de Kensington en Minnesota. Durante el siglo pasado, varios eruditos y aficionados han analizado la piedra, algunos creen que la piedra rúnica de Kensington (que se muestra aquí) fue tallada por una banda de vikingos del siglo XIV en un viaje a Minnesota. [Guerreros feroces: 7 secretos de los marineros vikingos]

Aunque los vikingos establecieron colonias en Groenlandia y un asentamiento efímero del siglo XI en L'Anse Aux Meadows en Terranova, esta piedra sería la única evidencia de que los vikingos alguna vez viajaron a Minnesota.

Hoy en día, la mayoría de los estudiosos creen que la piedra se creó en el siglo XIX, y señalan que las runas de la piedra no coinciden con las del siglo XIV u otros períodos medievales. De hecho, parecen parecerse a un tipo de código rúnico utilizado por los viajeros en la Suecia del siglo XIX, escribió Henrik Williams, profesor de la Universidad de Uppsala, en un artículo publicado en 2012 en el Swedish-American Historical Quarterly. Williams advierte que se debe tener cuidado al determinar quién lo escribió y cuáles fueron sus motivaciones. La intención de los que escribieron la piedra puede no haber sido engañar a la gente haciéndoles creer que los vikingos llegaron a Minnesota, escribió Williams. (Foto cortesía de Wikimedia.)

Calaveras de cristal

Crystal Skulls, supuestamente de Centroamérica, comenzaron a aparecer en el mercado de antigüedades en el siglo XIX. Se ha afirmado que estos cráneos fueron hechos por las civilizaciones olmeca, maya, tolteca y azteca. Los teóricos marginales han sostenido que los cráneos fueron hechos por personas de la ciudad perdida de Atlántida o extraterrestres que aterrizaron en la Tierra en la antigüedad.

No se ha encontrado ni uno solo de estos cráneos de cristal en excavaciones arqueológicas, y una investigación reciente indica que fueron creados por falsificadores en los siglos XIX y XX. Algunos de los falsificadores probablemente solo querían ganar dinero, mientras que otros pueden haber estado interesados ​​en promover varias teorías marginales, especulan los expertos. La película de 2008 "Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal" se centró en la idea de que estas calaveras fueron hechas por extraterrestres.

Esta foto muestra una calavera de cristal conservada en el Museo Británico. No es antiguo, pero se habría fabricado en el siglo XIX o XX. Fue hecho por humanos, no por extraterrestres. (Foto de Rafa & # 322 Cha & # 322gasiewicz, CC Attribution 3.0 Unported.)

Códices de plomo cristianos primitivos

En marzo de 2011, un grupo de personas (incluidos algunos eruditos) anunció que habían encontrado varios códices de plomo que podrían datar del siglo I d.C., lo que los convierte en los textos cristianos más antiguos que se sabe que existen. (El comunicado de prensa completo se puede ver aquí).

La afirmación obtuvo titulares de los medios de comunicación de todo el mundo, sin embargo, en pocas semanas, los estudiosos habían determinado que los códices eran falsificaciones. "Me di cuenta de que había muchas formas del arameo antiguo que tenían al menos 2500 años de antigüedad. Pero estaban mezcladas con otras formas que eran más jóvenes, así que miré más de cerca y extraje todas las formas distintas que pude encontrar. ", Dijo el traductor arameo Steve Caruso a WordsSideKick.com. Caruso (mostrado aquí) encontró que los códices contienen numerosas inconsistencias y anacronismos, así como signos de que fue copiado apresuradamente. Los científicos no saben quién creó los códices ni sus motivos para hacerlo. (Imagen cortesía de Steve Caruso.)

Evangelio de la esposa de Jesús

El descubrimiento del Evangelio de la esposa de Jesús fue anunciado por primera vez por Karen King, profesora de la Universidad de Harvard, en septiembre de 2012.

Escrito en copto (un idioma egipcio), el fragmento contiene la línea traducida, "Jesús les dijo, 'Mi esposa ...'" y también se refiere a una "María", posiblemente María Magdalena. Si es auténtico, el papiro sugiere que algunas personas en la antigüedad creían que Jesús y María Magdalena estaban casados.

Muchos estudiosos ahora creen que es falso.

El propietario ha insistido en permanecer en el anonimato y afirma haber comprado el papiro a un hombre llamado Hans-Ulrich Laukamp en 1999 quien, a su vez, lo obtuvo de Potsdam, en Alemania Oriental, en 1963. Una investigación de Live Science reveló que Laukamp era un copropietario de la ahora desaparecida ACMB-American Corporation for Milling and Boreworks en Venice, Florida. Laukamp murió en Berlín en 2002 y no tiene hijos ni parientes vivos. El hombre encargado de representar su patrimonio, Rene Ernest, dice que Laukamp no tenía ningún interés en las antigüedades, nunca coleccionó artefactos y no era dueño de este papiro. Además, Laukamp vivía en Berlín Occidental en 1963 y no podría haber cruzado el Muro de Berlín hacia Potsdam.

Las pruebas muestran que el papiro en sí se remonta a unos 1.200 años y que la tinta podría haberse hecho en la antigüedad. Los eruditos que estudian los antecedentes y el lenguaje del papiro han notado una serie de características inusuales, que han llevado a la mayoría a concluir que es una falsificación. Sin embargo, King y algunos otros investigadores todavía creen que el papiro podría ser auténtico, y se están preparando nuevas pruebas científicas para su publicación. (Foto cortesía de Harvard Divinity School).


Separe la verdad de la ficción con estos 7 relatos de engaños históricos

En el año 1869, los trabajadores estaban ocupados construyendo un pozo en una granja en Cardiff, Nueva York. Mientras excavaban, descubrieron lo que parecía ser el antiguo cuerpo de un hombre petrificado de 10 pies de altura.

Naturalmente, el descubrimiento provocó una reacción masiva del público, y los expertos científicos se subieron al carro, afirmando que el & ldquoCardiff Giant & rdquo era históricamente significativo. Sin embargo, el gigante era en realidad solo obra traviesa de George Hull, un fabricante de puros y orgulloso ateo. Mientras Hull viajaba por Iowa por negocios, se involucró en un acalorado debate con un ministro sobre un pasaje del Libro del Génesis que decía: & ldquoHabía gigantes en la tierra en esos días & rdquo.

Con la intención de hacer un comentario a las personas que interpretan la Biblia con demasiada seriedad, Hull contrató escultores en Chicago para crear una réplica humana con yeso. Una vez que el producto estuvo terminado, se lo envió a su amigo, William & ldquoStub & rdquo Newell, y lo enterró en su granja. Al cabo de un año, Newell seguiría el consejo de Hull & rsquos de cavar un pozo en su tierra y encontrar el cuerpo.

Una vez que el & ldquogiant & rdquo resucitó, la granja de Newell & rsquos fue una sensación, y comenzó a cobrar la entrada para verla. Sin embargo, el descubrimiento duró poco cuando Othniel Charles Marsh, un paleontólogo, declaró al gigante como un engaño. En 1870, los escultores también confesaron la broma, poniendo fin a la conspiración del Gigante de Cardiff.


10 de las mayores mentiras de la historia

Según el mito, un joven George Washington confesó haber talado un cerezo proclamando: "No puedo mentir". La historia es un testimonio del respeto que tienen los estadounidenses por su querido primer presidente y la honestidad en general. Desafortunadamente, en los anales de la historia parece que hay 10 sinvergüenzas deshonestos por cada héroe honorable como Washington.

Supuestamente, la verdad puede hacerte libre. Pero para muchos, el engaño es la clave del dinero, la fama, la venganza o el poder, y estos resultan demasiado tentadores. En la historia, esto a menudo ha resultado en elaborados engaños, perjurios y falsificaciones que tuvieron enormes efectos en cadena.

En las siguientes páginas, repasaremos algunas de las mentiras más colosales y significativas de la historia. Aunque tal lista no puede ser exhaustiva, buscamos incluir una variedad de mentiras que influyeron en la política, la ciencia e incluso el arte. Como resultado de esto, se perdieron vidas, se destruyeron los ahorros de una vida, se obstaculizó la investigación legítima y, sobre todo, se hizo añicos la fe en nuestro prójimo.

Sin más preámbulos, profundicemos en una de las mentiras más antiguas y exitosas registradas.

Si todo es justo en el amor y la guerra, esta podría ser la más perdonable de las grandes mentiras. Cuando el París troyano se fugó con Helena, esposa del rey espartano, estalló la guerra. Había estado furioso durante 10 largos años cuando los troyanos creyeron que finalmente habían vencido a los griegos. Poco sabían que los griegos tenían otro truco bajo la manga.

En un golpe de genialidad, los griegos construyeron un enorme caballo de madera con un vientre hueco en el que los hombres podían esconderse. Después de que los griegos convencieron a sus enemigos de que esta estructura era una ofrenda de paz, los troyanos la aceptaron felizmente y llevaron el caballo a su ciudad fortificada. Esa noche, mientras los troyanos dormían, los griegos escondidos en el interior se escabulleron por la trampilla. Luego, procedieron a masacrar y derrotar decisivamente a los troyanos.

Este fue sin duda uno de los trucos más grandes y exitosos conocidos en la historia, es decir, si es cierto. Homero alude a la ocurrencia en "La Ilíada" y Virgilio extrapola la historia en "La Eneida". La evidencia sugiere que la propia Troya existió, lo que da cierta validez a los cuentos de Homero, y los estudiosos han estado investigando durante mucho tiempo cuán históricamente precisos son estos detalles. Una teoría detrás del caballo de Troya proviene del historiador Michael Wood, quien propone que fue simplemente un ariete en forma de caballo que se infiltró en la ciudad [fuente: Haughton].

En cualquier caso, la historia se ha ganado un lugar permanente en la imaginación occidental como una advertencia para tener cuidado con los enemigos que llevan regalos.

9. Han van Meegeren & # 039s Vermeer Falsificaciones

Esta mentira resultó de un caso clásico de querer complacer a los críticos. Han van Meegeren era un artista que se sentía infravalorado y pensó que podía engañar a los expertos en arte para que admitieran su genio.

A principios del siglo XX, los estudiosos discutían sobre si el gran Vermeer había pintado una serie de obras que representaban escenas bíblicas. Van Meegeren aprovechó esta oportunidad y se puso a trabajar cuidadosamente en la forja de una obra tan controvertida, "Los discípulos de Emaús". Con una atención incansable a los detalles, fingió las grietas y la dureza envejecida de una pintura centenaria. Intencionalmente jugó con el sesgo de confirmación de los críticos que querían creer que Vermeer pintó estas escenas. Funcionó: los expertos elogiaron la pintura como auténtica, y van Meegeren se las arregló como un bandido produciendo y vendiendo más Vermeers falsos. La codicia aparentemente superó su deseo de elogios, ya que decidió no delatarse.

Sin embargo, van Meegeren, que trabajaba en las décadas de 1930 y 1940, cometió un gran error. Vendió una pintura a un miembro destacado del partido nazi en Alemania. Después de la guerra, los aliados lo consideraron un conspirador por vender un "tesoro nacional" al enemigo [fuente: Wilson]. En un curioso cambio de acontecimientos, van Meegeren tuvo que pintar por su libertad. Para ayudar a demostrar que la pintura no era un tesoro nacional, falsificó otro en presencia de las autoridades.

Se fugó con una sentencia leve de un año de prisión, pero van Meegeren murió de un ataque al corazón dos meses después de su juicio.

8. Bernie Madoff & # 039s Ponzi Scheme

Cuando Bernie Madoff admitió que su empresa de inversión era "sólo una gran mentira", se quedó corto [fuente: Esposito]. En 2008, confesó haber estafado alrededor de $ 50 mil millones de inversionistas que le confiaron sus ahorros. Madoff utilizó la fórmula de un esquema Ponzi para mantener el fraude durante más de una década.

Esta mentira clásica lleva el nombre del célebre Charles Ponzi, quien utilizó la estratagema a principios del siglo XX. Funciona así: un intrigante promete a los inversores grandes rendimientos, pero en lugar de invertir el dinero, se queda con algo y utiliza los fondos de nuevas inversiones para pagar a los inversores anteriores.

Puede que Madoff no haya inventado esta mentira, pero la llevó a nuevos extremos. Por un lado, ganó una cantidad récord de dinero con el plan. Pero también fue capaz de mantenerlo durante mucho más tiempo que la mayoría de los intrigantes Ponzi. Por lo general, la estafa se desmorona rápidamente porque requiere que el intrigante encuentre constantemente más y más inversores. También fue una mentira especialmente impactante porque Madoff, como ex presidente de NASDAQ, había sido un experto consumado y respetado en el campo financiero. Compare esto con Chares Ponzi, que era un exconvicto mezquino cuando lanzó su plan.

7. Anna Anderson, Alias ​​Anastasia

Con el embate de la Revolución Rusa, la existencia de una familia real era intolerable para los bolcheviques. En 1918, masacraron a la familia real Romanov, el zar Nicolás II, su esposa, su hijo y sus cuatro hijas, para asegurarse de que ningún heredero legítimo pudiera resurgir más tarde y reunir al público en busca de apoyo.

Pronto, circularon rumores de que ciertos miembros de la familia real habían escapado y sobrevivido. Como era de esperar, los demandantes salieron de la carpintería. & quotAnna Anderson & quot fue la más famosa. En 1920, Anderson fue ingresada en un hospital después de intentar suicidarse y confesó que era la princesa Anastasia, la hija menor de la familia real. Se destacó de otros demandantes porque tenía un cierto parecido y un conocimiento sorprendente de la familia rusa y la vida en la corte.

Aunque algunos parientes y conocidos que habían conocido a Anastasia creían en Anderson, la mayoría no. En 1927, una supuesta ex compañera de cuarto de Anderson afirmó que su nombre era Franziska Schanzkowska, no Anna y ciertamente no Anastasia [fuente: Aron]. Esto no impidió que Anderson se entregara a la celebridad e intentara sacar provecho de una herencia real. Finalmente perdió su caso en los procedimientos legales que se prolongó durante décadas, pero se mantuvo fiel a su historia hasta su muerte en 1984. Años más tarde, tras el descubrimiento de lo que resultó ser los restos de la familia real, las pruebas de ADN confirmaron que tenía ser falso. En 2009, los expertos pudieron confirmar finalmente que se habían encontrado todos los restos y que ningún miembro de la familia escapó de la ejecución en 1918 [fuente: CNN].

6. Titus Oates y el complot para matar a Carlos II

Para cuando fabricó su notorio plan, Titus Oates ya tenía una historia de engaño y picardía general. Había sido expulsado de algunas de las mejores escuelas de Inglaterra, así como de la marina. Oates incluso fue declarado culpable de perjurio y escapó del encarcelamiento. Pero su mayor mentira aún estaba por delante de él.

Educado protestante por un predicador anabautista, Oates entró en Cambridge cuando era joven para estudiar para las órdenes anglicanas. Después de que la mala conducta hizo que lo despidieran de su puesto anglicano, comenzó a asociarse con círculos católicos y fingió conversión [fuente: Butler]. Con el estímulo de Israel Tonge, su compañero anticatólico, Oates se infiltró en territorio enemigo al ingresar a un seminario católico. De hecho, ingresó a dos seminarios, y ambos lo expulsaron. Pero poco importaba. Para entonces, había reunido suficiente información privilegiada y nombres para causar un enorme caos.

En 1678, Oates inventó y fingió descubrir un complot en el que los jesuitas planeaban asesinar al rey Carlos II. La idea era que querían reemplazar a Charles con su hermano católico, James. Lo que siguió fue un pánico de tres años que alimentó el sentimiento anticatólico y resultó en la ejecución de unas 35 personas [fuente: Encyclopaedia Britannica].

Después de la muerte de Carlos en 1685, James se convirtió en rey y juzgó a Oates por perjurio. Oates fue condenado, ridiculizado y encarcelado. Sin embargo, solo pasó unos pocos años en la cárcel cuando la Revolución Gloriosa arrasó Inglaterra en 1688. Sin James en el poder, Oates se libró con un indulto y una pensión.

Después de que Charles Darwin publicara su revolucionario "Sobre el origen de las especies" en 1859, los científicos se apresuraron a encontrar evidencia fósil de ancestros humanos extintos. Buscaron estos llamados "enlaces perdidos" para llenar los vacíos en la línea de tiempo de la evolución humana. Cuando el arqueólogo Charles Dawson desenterró lo que pensó que era un eslabón perdido en 1910, lo que realmente encontró fue uno de los mayores engaños de la historia.

El descubrimiento fue el hombre de Piltdown, fragmentos de un cráneo y mandíbula con muelas ubicados en la cantera de Piltdown en Sussex, Inglaterra. Dawson llevó su descubrimiento al prominente paleontólogo Arthur Smith Woodward, quien promocionó su autenticidad hasta el día de su muerte.

Aunque el descubrimiento ganó renombre mundial, la mentira detrás del hombre de Piltdown se deshizo lenta y constantemente. En las décadas siguientes, otros descubrimientos importantes sugirieron que el hombre de Piltdown no encajaba en la historia de la evolución humana. En la década de 1950, las pruebas revelaron que el cráneo tenía solo 600 años y la mandíbula provenía de un orangután. Al parecer, alguna persona con conocimientos manipuló estas piezas, incluido limar y teñir los dientes.

El mundo científico había sido engañado. Entonces, ¿quién estuvo detrás del fraude? Han surgido muchos sospechosos, incluido el propio Dawson. Hoy en día, la mayoría de las señales apuntan a Martin A. C. Hinton, un voluntario del museo en el momento del descubrimiento. Un baúl con sus iniciales contenía huesos que estaban teñidos exactamente de la misma manera que los fósiles de Piltdown. Quizás quería avergonzar a su jefe, Arthur Smith Woodward, quien se negó a darle un salario semanal.

Como la conspiración inventada por Titus Oates, este escándalo se basó en una mentira que afectó dramáticamente la política nacional y fue perpetuada durante años por el odio. Alfred Dreyfus era un oficial judío del ejército francés a finales del siglo XIX cuando fue acusado de un delito de traición: vender secretos militares a Alemania.

Después de su juicio altamente publicitado, las autoridades lo sentenciaron a cadena perpetua en Devils Island, y grupos antisemitas lo usaron como ejemplo de judíos antipatrióticos. Sin embargo, surgieron sospechas de que las cartas incriminatorias eran de hecho falsas y que el mayor Esterhazy era el verdadero culpable. Cuando las autoridades francesas reprimieron estas acusaciones, el novelista Emile Zola intervino para acusar al ejército de un gran encubrimiento.

El escándalo estalló en una pelea entre los llamados Dreyfusards, que querían ver reabierto el caso, y los anti-Dreyfusards, que no lo hicieron. En ambos lados, el debate se volvió menos sobre la inocencia de Dreyfus y más sobre el principio. Durante la dramática controversia de 12 años, estallaron muchos disturbios antisemitas violentos y las lealtades políticas cambiaron cuando Dreyfusards pidió reformas.

Después de que el mayor Hubert Joseph Henry admitió haber falsificado documentos clave y se suicidó, un gabinete recién elegido finalmente reabrió el caso. El tribunal volvió a declarar culpable a Dreyfus, sin embargo, pronto recibió el indulto del presidente. A few years later, a civilian court of appeals found Dreyfus innocent, and he went on to have a distinguished army career and fought with honor in World War I. Meanwhile, the scandal had changed the face of politics in France.

In January 1998, citizen journalist Matt Drudge reported a sensational story tha­t turned out to be true. The president of the United States, Bill Clinton, had an affair with a White House intern, Monica Lewinsky. As suspicions mounted, Clinton publicly denied the allegations. As if this lie weren't big enough, it turned out that Clinton had lied under oath about the affair as well -- which was perjury and grounds for impeachment.

Here's how the truth came out. Paula Jones was an Arkansas state employee when then-governor Clinton allegedly propositioned her. She later sued him for sexual harassment. In an effort to prove that Clinton had a pattern of such behavior, lawyers set out to expose his sexual affairs. They found Linda Tripp, a former White House secretary and confidant of Lewinsky. Tripp recorded telephone conversations in which Lewinsky talked of her affair with Clinton. Lawyers then probed Clinton with specific questions and cornered him into denying the affair under oath.

During the highly publicized scandal, prosecutor Kenneth Starr subpoenaed Clinton, who finally admitted to the relationship. Based on Starr's report, the House of Representatives voted to impeach Clinton for not only perjury but obstruction of justice. Despite the scandal, Clinton maintained relatively high approval ratings from the American public, and the Senate acquitted him of the charges. However, in the eyes of many Americans, his legacy remained tarnished.

Two decades before the Clinton scandal, another U.S. president was caught in a web of lies, and the controversy had devastating effects on the country as a whole.

In the summer before President Richard Nixon's successful re-election to a second term, five men were caught breaking into the Democratic National Committee headquarters, housed in the Watergate Hotel. As details emerged over the next year, it became clear that officials close to Nixon gave the orders to the burglars, perhaps to plant wiretaps on the phones there. The question soon became about whether Nixon knew of, covered up or even ordered the break-in.

In response to mounting suspicions, Nixon denied allegations that he knew anything. In front of 400 Associated Press editors, famously proclaimed, "I am not a crook." He was talking about whether he had ever profited from public service, but that one quote came to represent his entire political career.

It was a lie that came back to haunt him. When it was revealed that private White House conversations about the matter were recorded, the investigative committee subpoenaed the tapes. Nixon's refusal on the basis of "executive privilege" brought the matter to the U.S. Supreme Court, which ruled that he had to relinquish the tapes.

The tapes were exactly the smoking gun needed to implicate Nixon in the cover-up of the scandal. They revealed that he obviously knew more about the matter than he claimed. Upon the initiation of impeachment proceedings, Nixon gave up and resigned from office. The scandal left a lasting scar on the American political scene and helped usher Washington outsider Jimmy Carter into the presidency a few years later.

1. The Big Lie: Nazi Propaganda

By the time Nazism arose in Germany in the 1930s, anti-Semitism was nothing new -- not by a long shot. The J­ewish people had suffered a long history of prejudice and persecution. And although Nazis perpetuated centuries-old lies, this time those lies would have their most devastating effects. Like never before, anti-Semitism was manifested in a sweeping national policy known as "the Final Solution," which sought to eliminate Jews from the face of the Earth.

To accomplish this, Adolf Hitler and his minister of propaganda, Joseph Goebbels, launched a massive campaign to convince the German people that the Jews were their enemies. Having taken over the press, they spread lies blaming Jews for all of Germany's problems, including the loss of World War I. One outrageous lie dating back to the Middle Ages claimed that Jews engaged in the ritual killings of Christian children and used their blood in the unleavened bread eaten at Passover [source: Landau].

Using Jews as the scapegoat, Hitler and his cronies orchestrated what they called "the big lie." This theory states that no matter how big the lie is (or more precisely, because it's so big), people will believe it if you repeat it enough. Everyone tells small lies, Hitler reasoned, but few have the guts to tell colossal lies [source: Hoffer]. Because a big lie is so unlikely, people will come to accept it.

This theory helps us understand so many of the lies throughout history. Although we've barely scratched the surface of all those lies that deserve (dis)honorable mentions, you can satiate your historical curiosity by browsing the lists on the next page.


5 Calaveras Skull

Remember that time you needed to make a fast profit and, for reasons that made perfect sense at the time (say, you were staring too hard at the pile of ribs you ordered while getting wasted on tequila), your chosen method of monetary advancement was to create a straight-up archaeological forgery? Don't be ashamed, man -- we've all been there. The point is that whatever hoaxing method you chose, chances are skulls weren't even on the list. They're not exactly easy to fake -- in the time it takes to gain the necessary skill set to manufacture a convincing one, you can sew herring tails on dozens of monkey carcasses and P.T. Barnum your way into drunken glory, or at least a number of interesting watch lists.

Still, there are plenty of people who are fully prepared to give forgin' face bones a go, judging by how often they pop up in the annals of accurate-ish archaeology. Some of these fakes, like crystal skulls and the Piltdown Man, have been decent enough to fool people for a while.


6 John Keeley's Mysterious Machine

In 1872, one John Keeley claimed to have built a machine in Philadelphia that could generate incredible amounts of energy from a comparably infinitesimal amount of water. With only one gallon of water as fuel, Keeley boasted that he could propel a steamship from New York to Liverpool. With this exciting claim, he managed to attract enough investors to set up his own electric company and work on his miraculous device.

It's pretty obvious from the fact that we're still driving gas-guzzling SUVs that Keeley's motor didn't really work. What's amazing is that nobody found out it didn't work until he'd been profiting from it for 24 years.

Why No One Should Have Bought It:

Keeley somehow managed to hide his fraud by keeping everyone confused about what exactly his machine did and how it worked, throwing around terms like "sympathetic equilibrium," "etheric disintegration" and "quadruple negative harmonics." All the while, he was conducting demonstrations of his device, pouring water into it and showing how it could bend iron bars like Superman.

Of course, he never managed to turn his machine into a marketable product, much to the frustration of his investors, and Keeley ultimately died before he could bring his life's work to fruition. Naturally, this was a golden opportunity for scientists to study Keeley's machine and find out how it actually worked.

The answer? It was powered by a generator that Keeley was hiding in his basement, attached to the machine by a system of belts and pulleys that he was hiding behind a false wall. You have to give him credit for gambling on nobody guessing the most obvious explanation for two decades.

Whew, it's a good thing the world has learned its lesson about this sort of thing! And there's no way this next entry is going to prove that statement laughably wrong!

Related: 5 Horrifying Ways the Universe Has Repaid Good Deeds


4 Vrain Lucas


For another take on forgery, let us examine the case of Vrain Lucas, perhaps the most ambitious forger in history. In 1851 Vrain met Michel Chasles, a French mathematician, Chasles was intrigued when shown letters Vrain claimed he had found. He claimed they were written by such noteworthy names as Joan of Arc and Charlemagne. When Chasles offered to buy the documents, the real forgery began. Vrain wrote letters from Julius Caesar, Aristotle, Shakespeare, Mary Magdalene, Alexander the Great and more. The letters shared one thing that kept Chasles buying, they all spoke highly of France. Perhaps being the patriot that he was kept him from realizing some obvious errors, first all the letters were written in French and all were on the same watermarked paper, even ones supposedly written before paper was invented. Thousands of letters and eighteen years later Chasles finally caught on and Vrain was sentenced to 2 years in jail. His greatest forgery would go undelivered, a letter from Jesus, written in French, of course. [7]


Four horrifying medical procedures we’re glad history forgot

In 1969, Vincent Gigante began walking the streets of New York in a bathrobe, urinating on himself and babbling incoherently, behavior that earned him the nickname “The Oddfather.” Turns out, it was just an act to avoid conviction for murder and other crimes attributed to his mafia crime family.

It worked for quite a while. While some suspected Gigante of faking it, others speculated that the former boxer had taken too many hits to the head. Psychiatrists diagnosed him with a number of mental illnesses, including bipolar disorder and schizophrenia. As a result, he avoided a bribery charge in 1973. In 1990, when he was indicted for racketeering, his acting job held off the trial for seven years while the court attempted to determine his mental state.

Even after his 1997 conviction and imprisonment, Gigante continued his fakery. By mumbling to himself and stomping on imaginary cockroaches in his cell, among other antics, he managed to avoid confessing to crimes or testifying against others. Gigante finally admitted to the pretense in 2003, after prosecutors presented a taped conversation in which he talked about his phony insanity bit.

William Hogarth/Wikimedia Commons


1 Naked Came The Stranger

There is no doubt that the American literary scene was crap in the 1960s. Numerous novels were being published that were all about sex, drugs, and more sex. It seemed as though no one was capable of thinking outside of their genital area.

Journalist Mike McGrady saw the problems rather clearly and decided to hoax the publishing industry. He contacted 25 other writers in 1966, all men, and asked them to take part in writing a smutty novel. They were to each write a chapter in the book and were warned that, &ldquoGood writing will be blue penciled into oblivion and there will be an unremitting emphasis on sex.&rdquo

Each writer had no clue what the other writer was doing, but eventually all the chapters were turned in, and McGrady cobbled the book together. He got his sister-in-law to pose as the book&rsquos author, and the manuscript was submitted to publishers under the name of Penelope Ashe.

Amazingly enough, the book, Naked Came The Stranger, got a $135,000 US book contract and has since become a cult classic as one of the biggest hoaxes ever pulled off on the publishing industry. [10]

Elizabeth, a former Pennsylvania native, recently moved to the beautiful state of Massachusetts where she is currently involved in researching early American history. She writes and travels in her spare time.


Ver el vídeo: 7. ENGANOS (Mayo 2022).